aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Corea del Sur
Victoria de Moon Jae-in en las presidenciales
17/05/2017 | Pierre Rousset

La derecha dura ha sufrido una severa derrota en las elecciones del 9 de mayo. Donald Trump también.

Moon Jae-in ha vencido en las presidenciales coreanas con un margen muy confortable frente a su principal rival, el conservador Hong Joon-pyo: 41% contra 24% (y más del 21% del centrista Ahn Cheol-soo). Sin embargo, no tiene las manos libres: el Partido Democrático (centro izquierda) que representa solo cuenta hoy con 119 diputados de 299 en la Asamblea Nacional

Las elecciones anticipadas son consecuencia del inmenso levantamiento ciudadano que ha movilizado durante meses a millones de personas para obtener la destitución de la antigua presidenta Park Geun-hye a causa de los escándalos y la corrupción. Se han hecho de forma prioritaria sobre asuntos “internos”: ruptura con la tradición autoritaria heredada del período de dictadura (encarnada por Park), reforma de los conglomerados industriales familiares (los chaebols) que controlan la economía, …

El clima de tensión guerrera mantenido por el “duelo” teatral entre Donald Trump por los Estados Unidos y Kim Jong-un por Corea del Norte no ha influido en la elección -lo que ya constituye una bofetada para Trump. La opinión pública surcoreana está en gran medida a favor de una recuperación del diálogo con el Norte y se opone a toda “solución militar”. El nuevo presidente se hace eco de ello y pone en cuestión las condiciones en las que el “escudo” antimisiles Thaad ha sido precipitadamente desplegado en Corea del Sur (28.000 soldados estadounidenses están basados en el país).

La elección de Moon Jae-in representa bastante bien el consenso antiautoritario medio de las movilizaciones ciudadanas conocidas con el nombre de Movimiento de las Velas: de 64 años, abogado que ha defendido los derechos humanos, varias veces encarcelado por sus compromisos… ¿La extraordinaria ola ciudadana de 2016-2017 va a encontrar, no obstante, prolongaciones más radicales?

El eco de la campaña electoral progresista realizada por Shim Sang-jung, del Partido de la Justicia, ha sido favorable, aunque no ha obtenido al final más que el 6% de los votos, un resultado juzgado como un poco decepcionante. Una pequeña formación “pro-Norte”, la UPP, ha presentado también un candidato. Sin embargo, no había candidatura “obrera” impulsada por los sindicatos y la izquierda radical sigue siendo marginal.

La central sindical KCTU ha apoyado al Partido de la Justicia y la UPP en las elecciones. Intenta ahora poner en primer plano la cuestión social (comenzando por el nivel del salario mínimo) y el reconocimiento efectivo de los derechos sindicales en las empresas. En efecto, el movimiento obrero combativo ha sido estos últimos años violentamente reprimido, con un buen número de cuadros en prisión. Por otra parte, formaciones políticas de izquierdas han sido disueltas por “complicidad con el Norte”.

Tras diez años de un régimen conservador muy reaccionario, las elecciones del 9 de mayo representan en el plano político un nuevo punto de inflexión en Corea del Sur. En el plano regional, a pesar del nuevo disparo de misil norcoreano y la escalada de las presiones estadounidenses, Moon Jae-in va a reanudar la política de diálogo hacia el Norte puesta en pie por sus predecesores en 1998-2008. La izquierda radical puede beneficiarse de esta coyuntura para reconstruirse y el movimiento sindical combativo para recuperar la iniciativa y reorganizarse.

15/05/2017

http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article41045

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons