aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Entrevista a Emma Rees
Rebeldes con causa
07/03/2018 | Joanna Itzek y Hannes Alpen

El Partido Laborista del Reino Unido, cuyo grupo parlamentario está formado por un 45 % de mujeres, que también constituyen más de la mitad de su gabinete en la sombra, es el partido que marca la pauta en la cuestión de la representación de género en la política. Sin embargo, como señala Emma Rees, cofundadora del movimiento de base laborista Momentum, no basta con que haya mujeres en altos cargos. Las diputadas y los diputados han de proponer políticas que beneficien a las mujeres y es preciso cambiar las estructuras políticas que excluyen a las mujeres y las minorías.

¿Piensas que Momentum y la campaña del líder laborista Jeremy Corbyn en general han llevado a más mujeres a implicarse en política?

Pienso que sí y que lo hace por diversas vías, incluido el propio parlamento. Por primera vez en la historia, ahora hay más mujeres en el gabinete en la sombra que hombres, y esto es un mensaje potente. Demuestra que es preciso que haya mujeres en los niveles más altos de los órganos decisorios. Es una señal importante. Asimismo, los sondeos indican que Corbyn es más popular entre las mujeres que entre los hombres. Esto se debe a una serie de factores, pero en particular a que la plataforma de Jeremy aborda políticas que, como la austeridad, tienen un impacto desproporcionado sobre las mujeres.

¿Es más fácil para las mujeres participar en movimientos políticos como Momentum que en los partidos tradicionales?

Es una batalla que libramos cuesta arriba. Todavía existe una serie de barreras que limitan la participación de las mujeres. Pero sí, es posible que hasta cierto punto les resulte más fácil a las mujeres participar en movimientos, pues estos suelen estar organizados de manera más informal, de modo que puedes acudir con tus criaturas. Esto es algo que hemos visto en Momentum. Cuando organizamos actos, tratamos de garantizar que haya un espacio infantil. También programamos actos en diversas horas del día, no solo a última hora de la tarde, de manera que personas distintas puedan ocuparse del cuidado de la prole o desempeñar las responsabilidades familiares que puedan tener. Y cuando montamos grandes mítines y conferencias, siempre aseguramos que haya un servicio de guardería. Esto no significa, desde luego, que los hombres no se ocupan de los hijos ni asumen responsabilidades de este tipo, pero lo cierto es que son tareas que todavía recaen sobre las mujeres en grado desproporcionado. Por tanto, a menudo estas medidas benefician a las mujeres.

La accesibilidad es tan importante, no solo para las mujeres, sino también para las personas discapacitadas y otras que por alguna razón están excluidas del proceso político. Siempre hemos pensado que todo este proyecto de Momentum solo funcionará si logra implicar a mucha gente nueva, que participe y sienta que tiene algo que aportar. No tienen por qué ser politólogas o haber estudiado en la universidad, o haberse leído todos los periódicos.

¿Por qué decidiste implicarte en Momentum?

Antes de las elecciones generales de 2015, cuando Ed Miliband era el líder del partido, yo me sentía muy frustrada. Habíamos tenido cinco años de gobierno de coalición de conservadores y demócratas liberales que habían aplicado el plan de austeridad. Se había producido una fuerte caída del nivel de vida, hubo congelaciones salariales y montones de recortes de los servicios públicos que hacían la vida difícil a la gente de una manera realmente palpable. Y a pesar de todos estos problemas, el Partido Laborista parecía incapaz de agrupar a la gente tras una alternativa. En vez de contestar la narrativa de los conservadores, decía: “Oh, bueno, claro que también haremos recortes, pero nos aseguraremos de hacerlos con cuidado.” Simplemente aceptaba los términos del debate que habían fijado los conservadores.

Yo era entonces maestra de primaria en una zona de fuerte degradación social. Venían niños a la escuela que no habían desayunado. Los había que tenían graves problemas de salud mental, a veces debido a la desatención o a abusos en casa, a veces porque no tenían acceso a los servicios de apoyo adecuados. Esa fue para mí una experiencia muy reveladora. Se sentía realmente que el Partido Laborista había perdido el norte y que no hacía lo suficiente para ayudar a la gente.

¿Y cómo llegaste a implicarte?

Yo conocía a Jeremy Corbyn de las manifestaciones contra la guerra. Siempre ha sido muy franco, así que cuando oí por la radio que pretendía presentar su candidatura a la dirección del partido, decidí implicarme más. Eran las vacaciones de verano en la escuela, yo tenía tiempo, de modo que me ofrecí como voluntaria para colaborar en su campaña. Cuando la gente comenzó a darse cuenta de que tenía buenas posibilidades de ganar, de pronto se produjo una verdadera explosión de energía. Se involucraba tanta gente y cundió tanta esperanza que la cosa se volvió contagiosa.

Había gente joven como yo (tenía 27 años en aquel momento), pero también mayores que habían abandonado el Partido Laborista cuando gobernaba Tony Blair, en la época de la guerra de Irak, y que ahora volvían al partido. Así que Momentum tuvo su origen en esa situación.

Este año se cumple el centenario del derecho de voto de las mujeres en el Reino Unido. ¿Cómo les va a las mujeres en política un siglo después?

Sin duda se han producido muchos avances en los últimos cien años. Pero todavía queda mucho por hacer. En el Reino Unido aún estamos en una situación en que los mayores impactos de la austeridad afectan desproporcionadamente a las mujeres. Y esto se combina además con la clase social, el color de la piel y la discapacidad. Es cierto que tenemos una primera ministra que es mujer, desde luego, pero pienso que lo que demuestra Theresa May es que no basta con tener una mujer arriba del todo, aunque evidentemente creo que debería haber más mujeres en todos los niveles de la toma de decisiones. También es preciso un programa político que vuelva a equilibrar el poder y la riqueza y permita construir más igualdad social. La igualdad es el objetivo final.

Acabas de decir que la austeridad afecta desproporcionadamente a las mujeres. ¿Te sorprende que Theresa May no haya impulsado políticas más favorables a las mujeres?

No se me ocurriría esperar de Theresa May que impulsara ciertas políticas por el hecho de ser mujer. Un líder conservador masculino sería igualmente responsable de la plataforma política de su partido. Lo cierto es que el Partido Conservador siempre ha representado los intereses de la gente más rica de la sociedad. Esa es su historia y su tradición. Hoy lo dirían de otra manera, pero si analizas el impacto de sus políticas, que son muy favorables al mercado, verás que concentran la riqueza y el poder en manos de unos pocos. Y esto se combina también con el género. Por tanto, es más un problema de la ideología política conservadora en general.

¿Crees que en una sociedad en que impere la plena igualdad la gente optaría por votar un 50 % de mujeres al parlamento?

Nuestro objetivo es crear una sociedad en que toda persona individual sea capaz de tomar decisiones coherentes con lo que desee hacer con su vida y su tiempo. Pero todavía no hemos llegado a eso. Cuando yo era maestra me di cuenta de todas las tonterías que todavía, como sociedad, transmitimos a los niños: cuentos de hadas y libros infantiles que reproducen totalmente los estereotipos de género. Les decimos que “los niños hacen esto” y “las niñas hacen esto otro”. Les damos determinados tipos de juguetes y esperamos de ellos que se comporten de cierta manera, en función de si son chico o chica. Todo eso les condiciona muchísimo. Como adultos, pensamos entonces que decidimos libremente, pero está claro que tienen mucho que ver con experiencias anteriores.

En suma, creo que el papel de los partidos políticos y el del Estado consiste en tratar de mejorar la suerte de cada persona a nivel estructural. Tenemos que eliminar las barreras que limitan la participación de la gente en la política y la sociedad y restringen su libertad de elección.

12/02/2018

http://www.ips-journal.eu/topics/democracy/article/show/rebels-with-a-cause-2571/

Emma Rees es la coordinadora nacional de Momentum, una red de militantes de base creada para impulsar campañas políticas en el Reino Unido, que tiene su origen en la campaña de Jeremy Corbyn en las elecciones internas del Partido Laborista en 2015.

Traducción: viento sur







Agenda
foro viento sur
Madrid. 20 de junio de 2018, 19:00h
Madrid. Miércoles, 20 de junio de 2018. 19h El gobierno de Pedro Sánchez: nuevo ciclo, viejos retos -Alejandra Jacinto Uranga, Jaime Pastor, Montserrat Galcerán, Antonio G. Santesmases
Traficantes de Sueños C/Duque de Alba, 13











Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons