aA+
aA-
Grabar en formato PDF
cuartopoder.es  
Entrevista a la coordinadora general de podemos Andalucía
“Tengo en común con Sánchez haber sufrido a Díaz”
12/07/2018 | Sato Díaz

Teresa Rodríguez (Rota, Cádiz, 1981), coordinadora general de Podemos Andalucía, se presenta a las primarias internas como candidata de la formación morada para presidir la Junta. Después de varios desencuentros con la dirección estatal sobre cómo se debe conformar la confluencia con IU y otros actores políticos, Rodríguez confronta con la candidatura Defender Podemos Andalucía, avalada por el secretario de Organización estatal, Pablo Echenique, y encabezada por Isabel Franco.

Mientras que desde Princesa apuestan porque las listas definitivas de confluencia se decidan una vez hechas las primarias en ambas formaciones en una negociación y escoger en qué puestos va cada candidato de las distintas formaciones, Rodríguez y Antonio Maíllo, coordinador general de IU Andalucía, han comenzado ya un proceso de confluencia con un manifiesto llamado “Adelante Andalucía” que busca generar, junto a partidos andalucistas y otros actores sociales, una candidatura amplia con rasgos específicos andaluces para enfrentarse al PSOE de Susana Díaz. Quieren que las listas definitivas se decidan por primarias abiertas comunes. Hablamos de todo esto con Rodríguez en cuartopoder.es, el martes 12 comienzan las votaciones hasta el próximo día 16.

— Desde la candidatura Defender Podemos aseguran que Anticapitalistas se está intentando hacer con el control de Podemos Andalucía…

— Soy secretaria general de Podemos Andalucía desde su fundación, no es nada meritorio por la antigüedad, pero llevo cuatro años dedicados de mi vida a construir esta formación para ser una alternativa al PSOE de Susana Díaz. Creo que todos los inscritos saben que mi lealtad principal, aunque tengo varias lealtades, como secretaria general, primero, y como coordinadora general, después, le cambiamos el nombre, es construir Podemos Andalucía, por lo que me debo a los órganos de Podemos Andalucía. Otra cosa es que sea anticapitalista y me siento muy orgullosa de ello, como anticapitalista formo parte de la génesis de Podemos.

Miguel Urbán, también anticapitalista, acaba de llegar del Open Arms, está realizando como eurodiputado una tarea que no había realizado nadie antes, estoy muy orgullosa de formar parte de este colectivo previo a la formación de Podemos. Le guardo lealtad al movimiento feminista, al movimiento ecologista del que también participo, al movimiento por una escuela pública… Son muchas lealtades, pero me debo a los órganos de Podemos Andalucía, porque la Asamblea Ciudadana de Podemos Andalucía decidió, en su segunda convocatoria, unas pautas muy claras sobre la autonomía de Andalucía dentro de una formación más federal, en consonancia con el modelo de Estado que defiende Podemos en el resto el Estado, la plurinacionalidad.

Además, en la candidatura que encabezo en estas primarias, hay gente de distintas familias y gente independiente, que no forma parte de ninguna de ellas. Es normal que en todos los grupos humanos existan familias, grupos de afinidad. Cuando hay distintas posiciones políticas, el resultado del debate va a ser más rico, la biodiversidad es garantía de la supervivencia de un ecosistema. Lo más interesante para una organización política es que, dentro de un marco común que se sobreentiende, haya personas que cambian de opinión dependiendo del debate. Es importante que consigamos convencernos.

Yo he coincidido con Íñigo Errejón en algunos planteamientos, con Pablo Iglesias en otros. He discrepado con ambos y, sobre todo, he coincidido con ambos. Que existan estas discrepancias internas es positivo. Estoy orgullosa de contar en mi candidatura con compañeras que en las primarias de la Asamblea Ciudadana de Podemos Andalucía se enfrentaron a mí, con mucha elegancia y con posiciones diferentes, sobre todo, en el papel de la institución y la movilización, que fue el debate principal en aquella asamblea. Las tres candidaturas de aquella asamblea coincidíamos en pedir un proceso de descentralización, que el territorio tenga sus propias competencias, dentro de un marco general, evidentemente.

— Desde la dirección estatal de Podemos, desde Madrid, se percibe, o eso dicen, que está construyendo un partido nuevo, más allá de Podemos, con la IU de Antonio Maíllo. ¿Es así?

— Estamos construyendo una confluencia con una IU que es diferente a la del resto del Estado. IU en Andalucía tiene 80 alcaldías, 800 candidaturas municipales funcionando, tiene 250.000 votos y me parece que es un error, más allá de la buena relación que hemos construido Maíllo y yo, que esta IU no aparezca en una situación de igualdad con Podemos. Es poco inteligente en términos electorales hacer un Unidos Podemos en Andalucía juntando a IU. Además, ya que hemos empezado con tiempo, queremos crear un proyecto al que se junte más gente. Hay un 30% de votantes socialistas según una encuesta que tenemos que simpatiza con la confluencia, que no simpatiza ni con Podemos ni con IU, pero sí con la confluencia.

Queremos construir una iniciativa, no una organización, a la que se incorpore gente que no es ni de Podemos ni de IU. De este modo, se ha sumado Izquierda Andalucista y Primavera Andaluza, que es de lo más sano que se ha conservado del andalucismo. Además, se suman personas que no eran militantes ni de IU ni de Podemos que quieren construir una alternativa a Susana Díaz que no pase ni por Ciudadanos ni por el PP. Tenemos mucho que ganar. Maíllo y yo no queremos un matrimonio de conveniencia, queremos una relación abierta, usamos esta metáfora.

Además, necesitamos que Andalucía tenga un protagonismo especial en el nombre de la candidatura. En Andalucía, no hay, ni mucho menos, un sentimiento independentista con el resto del Estado, pero sí que hay un andalucismo muy transversal, siempre celebramos en nuestras escuelas el 28 de febrero, donde enseñamos a nuestros niños y niñas que, al igual que las comunidades históricas, Galicia, Euskadi y Catalunya, tenemos un estatuto que se consiguió por la vía de la movilización, en el año 1977, y se consolidó por la vía del referéndum el 28 de febrero de 1980. Hay una consciencia de que Andalucía quiere ser como la que más. Entendemos que Podemos necesita, aquí, aparecer menos como una fuerza política madrileña, universitaria, de clase media, masculina, urbana… Necesitamos transitar hacia un Podemos que también es rural, mujer y andaluza.

Estos son los tres motivos por los que arrancamos con Adelante Andalucía. En cuanto al debate formal, sobre el nombre, me parecería muy triste que el motivo de discusión sea cómo de grande va Podemos en la papeleta. Las elecciones no están convocadas y llevamos un mes hablando de este tema. Se va a cumplir con la consulta realizada a las bases en la que se planteaba que Podemos aparezca en el nombre. Pero es que yo quiero que Podemos aparezca en el nombre de la candidatura porque somos nosotros, es que cuando no existía en Andalucía, lo construimos nosotros. Sería absurdo querer desaparecer. Queremos ir más allá de la propia confluencia, pero va a ser una coalición electoral. Frente a algunos mensajes lo aclaro, no va a ser un partido instrumental nuevo, va a ser una coalición electoral, eso es la formalidad jurídica, pero mientras, queremos intentar un proceso de desborde que anime a mucha gente más para sacar al PSOE de la Junta después de tantísimos años.

— Dan por hecho un adelanto electoral. ¿Tienen previsto cuándo se celebrarán las elecciones?

— Al parecer, lo único que se concreta de nuestra conquista del Estatuto no es reclamar más competencias, sino convocar elecciones cuando le viene bien al PSOE. Entonces, ellos las convocarán cuando mejor les viene. Se lanza una encuesta que hacen grupos de comunicación, que hay dudas sobre quién la paga, y luego se convocan elecciones. En la anterior legislatura se rompió un gobierno con IU, un gobierno que tenía cierta estabilidad, y se rompió cuando las encuestas decían que le iría mejor al PSOE. Era un momento en el que Podemos, todavía, no se había consolidado.

Ahora están calculando los votos que perderían por la derecha, hacia Ciudadanos, a quienes le han dado cancha durante estos años, y, además, después de ese auge que tiene el PSOE con un Gobierno nuevo, todo parece indicar que las convocarán en cualquier momento. No tiene en cuenta si se han ejecutado los presupuestos o en qué lugar se encuentran trámites legislativos, es un criterio demoscópico. Se habla de que se celebrarán elecciones andaluzas a finales de octubre. A nosotros nos da igual, hemos decidido hacer primarias e iniciar el proceso de confluencia para estar a punto, queremos tener cerrado este aspecto a finales de septiembre. Para hacer el programa, tendremos grupos de campaña en todas las comarcas de Andalucía. Vamos a dejar de especular sobre cuándo Susana Díaz querrá convocar elecciones, nuestra forma de funcionar es autónoma a esto.

— Me hablaba de que Susana Díaz se suma a esta ola de optimismo que genera Pedro Sánchez. Conocemos la relación entre Díaz y Sánchez. Usted ha sido machaque de Susana Díaz en el Parlamento andaluz durante todo este tiempo. ¿Quién ha hecho más para que Pedro Sánchez sea ahora presidente, venciendo a Díaz en unas primarias contra pronóstico, usted o la propia Susana Díaz?

— Creo que quien más ha hecho para que Sánchez sea presidente… Habrá sido cualquiera menos Pedro Sánchez. Es curioso, porque Sánchez ha mostrado una actitud pusilámine en general. Ha habido que empujarle para que haga una moción de censura. Yo hago bromas con esto, tengo en común con Pedro Sánchez el haber sufrido los dos a Susana Díaz. Yo de Sánchez estoy esperando la reforma laboral o cualquier medida de calado que genere un cambio en la vida de la gente. No se trata de dejar de ver a Rajoy en la televisión, se trata de que se tomen medidas contra la precariedad en la que vive mucha gente en nuestro país. Parece que a Sánchez le falta valentía para emprender ese cambio.

— Me hablaba de que se ha sumado una parte del andalucismo político al proyecto Adelante Andalucía. Vemos mucho a Susana Díaz con la bandera andaluza. ¿Es el PSOE hoy en día el referente del andalucismo? ¿Hay margen para disputarle ese espacio al PSOE andaluz?

— El PSOE se ha quedado con ese espacio durante décadas, pero no les corresponde. Es verdad que tuvieron un protagonismo importante en la época de las movilizaciones del 77 y referéndum de los 80. Tuvieron un debate interno importante sobre el espacio de autonomía de Andalucía dentro del propio PSOE, Felipe González o Alfonso Guerra, que eran andaluces, abogaron por un mayor centralismo en la organización. Tuvieron mucha importancia en la lucha por la autonomía poniendo a la militancia por abajo para conseguirla. Pero intentan vivir de esas rentas durante 40 años. Los objetivos no se han cumplido, se trataba de cerrar la brecha con el resto de España y Europa y nos encontramos con que tenemos más tasa de desempleo y aportamos menos a la renta del país que en el año 1980. Es necesario un nuevo impulso autonómico.

No queremos que nuestro andalucismo sea una cosa folklórica. Estamos convencidas de que para salir de la situación de periferia en la que estamos necesitamos un proceso de autoestima y conciencia, como cualquier otro colectivo. Tenemos que tomar conciencia de la realidad de sol y playa, y nada más, en la que estamos. Primero viene, en todo, un momento de toma de conciencia, como en el caso que estamos viviendo de las mujeres, y cuando se es consciente de que no nos merecemos una situación, asumir que es posible un proceso de desarrollo para mejorar la situación. Esta es la situación de Andalucía desde el año 80, había unos compromisos de la ciudadanía con los que el PSOE no ha cumplido, a pesar de que ha tratado de vivir de esa renta durante estos 40 años. Por eso decimos que hay que disputarle ese espacio.

— Decíamos que ha sido el machaque de Susana Díaz durante los últimos años. Ahora vivimos el debate de cómo hace oposición al PSOE desde la izquierda en el ámbito estatal. ¿Qué consejo les da a sus compañeros de Unidos Podemos ya que usted ha estado siendo oposición del PSOE en Andalucía?

— Creo que se está haciendo muy bien a nivel estatal en el marco de las alternativas y propuestas. Nosotros, a pesar de que lo que más ha trascendido durante estos años han sido las broncas con Susana Díaz, lo cierto es que también hemos sido el grupo que más iniciativas legislativas ha presentado, teniendo bastantes menos de la mitad de diputados que el PP, por ejemplo. Hemos sido el partido que más enmiendas hemos metido a las leyes progresistas que hemos conseguido aprobar esta legislatura. A nivel estatal se está haciendo muy bien el trabajo legislativo, que es muy desagradecido porque tiene poca visibilidad. Nos centramos en la bronca muchas veces y menos en la política, entendiéndola como conflicto colectivo y solución a los problemas. Creo que esa parte se está haciendo muy bien a nivel estatal.

Por otra parte, hay algo importante. A pesar de que se dice mucho que el PSOE en Andalucía es muy diferente al PSOE del resto de España, creemos que este partido tiene la capacidad de ser quien mejor integra las aspiraciones del pueblo trabajador en el marco de un sistema que no integra al pueblo trabajador. Tiene la capacidad de hacer ver que resuelve las aspiraciones de la mayoría social sin satisfacer sus necesidades. Esto no es nuevo, ni es sólo de Susana Díaz, ha sido recurrente, privatizando empresas públicas, introduciendo reformas laborales… Cuando ha llegado la crisis no han tenido problemas en introducir medidas como el rescate bancario o fijar la austeridad, no podemos fiarnos del PSOE en los temas económicos.

El PP es peor en otras muchas cosas, libertades civiles, ponen dos dosis más de horror. El PSOE no ha sido una alternativa de las políticas de derechas. Las medidas económicas de los últimos gobiernos, del PSOE y PP, fueron las mismas, por eso queremos ser alternativa al bipartidismo. Ese debate, en Podemos Andalucía, se sigue dando, pero hasta ahora creemos que no nos debemos situar en una situación de subalternidad. El PSOE tiene la capacidad de hacer ver que los éxitos de gobiernos compartidos son méritos propios y de situar a las fuerzas de izquierdas con las que comparten gobierno como causantes de cualquier mal. El ejemplo, en Andalucía, está en el último gobierno de PSOE e IU. IU hizo una política de vivienda muy buena, el PSOE tiene una gran influencia en los medios para apropiarse de todo lo bueno, pero cada contradicción del PSOE se la tuvo que comer IU. Hay motivos para preservar un espacio de alternativa real sin subordinarlo al PSOE, pero reconozco que es un debate abierto en la organización y que tiene muchos matices.

— Hablábamos de la política en Madrid, en el Congreso. ¿Cree que, al igual que existe dentro del grupo confederal de Unidos Podemos un subgrupo catalán, En Comú Podem, y otro gallego, En Marea, hay espacio para uno andaluz?

— Así lo solicitamos en su momento, nos dijeron que no los compañeros. Creemos que una de las cosas más bonitas que tiene el grupo parlamentario de Unidos Podemos es su pluralidad, el hecho de mostrar una pluralidad de caras. Es lo que más se parece a nuestro país, y al país que queremos construir. Comunicativamente nos viene bien. El éxito de Podemos tiene mucho que ver con sus portavoces públicos, pero también con mostrar una pluralidad de rostros, de prácticas que conectan más o menos con algunas capas de la sociedad. Hay gente que es más de Pablo, de Errejón, de Ada o de Yolanda Díaz.

También nos pone una vacuna contra los ataques brutales que sufrimos por intereses económicos y mediáticos. No pueden atacar a una sola persona, somos una pluralidad de voces. No sometemos a un liderazgo en solitario a los ataques de algunos grupos empresariales y mediáticos.

— Usted fue elegida como coordinadora general por un 75%. ¿Qué nivel de apoyo consideraría positivo para estas primarias?

— Las reglas del juego son distintas. Así lo decidimos en la asamblea andaluza. La circunscripción es provincial, hay ocho listas, lo que hace que los representantes que se elijan estén más vinculados al territorio. Creemos que es importante que haya vínculos entre los representantes y el territorio. Antes no era así, la circunscripción era única. Ahora se votará en función, también, de la provincia y de los candidatos que estén más vinculados a Podemos, a las bases y a la construcción social en su territorio. Es beneficioso en este sentido, es perjudicial para quien quiera tener una victoria aplastante.

Por otro lado, hemos apostado por el Dowdall en lugar del Desborda, que es menos proporcional. Esto va a dar lugar a listas más plurales, vinculadas al territorio. Yo creo que saldrá un buen grupo parlamentario y a partir del día siguiente, si hay mayoría de otros planteamientos, no de los nuestros, que cambian el rumbo de lo acordado en la última asamblea andaluza, haré una reflexión como coordinadora general para departirla en los órganos y ver qué hacemos.

— Cambiando de tema. La semana pasada, el ministro Marlaska anunciaba que se abrirá un centro de acogida de inmigrantes en el Campo de Gibraltar. ¿Cómo valora esta medida?

— Es tremendo, con un lenguaje de cambio, un centro de acogida se puede convertir en un centro de detención. Estos días estamos viendo cómo hay inmigrantes en pabellones municipales. Es una situación que se da todos los veranos, no es una crisis migratoria excepcional, es crisis por la falta de planificación de algo que se da todos los veranos, y en estos pabellones han estado retenidos más de tres días. Así lo ha denunciado en Córdoba a la APDHA. Habría que exigirle a Marlaska mayores niveles de coherencia.

— Vemos otro debate estatal que tiene su paralelismo concreto en Andalucía, la memoria histórica. Parece que se van a exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos, pero hay algo parecido en Sevilla. Queipo del Llano está enterrado en la Basílica de La Macarena.

— En Andalucía hay una Ley de Memoria Histórica que nosotros negociamos con el PSOE. Quiero decir que en esta ley tuvo un especial protagonismo Jesús de Manuel, lo quiero decir porque se presenta en la otra lista y es importante reconocer el trabajo también de la gente de la otra candidatura. En ella, se introduce que no puede haber espacio de honor para los que formaron parte de un genocidio. Queipo del Llano fue propagandista del golpe e invitaba a las violaciones de mujeres del bando contrario, es responsable del fusilamiento de Blas Infante. Esta situación incumple de forma clara la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía. Hay leyes que no se pueden incumplir, pero esta sí. Hay que acabar con esta situación que me parece inaceptable.

11/08/2018

https://www.cuartopoder.es/espana/partidos-politicos/2018/07/09/teresa-rodriguez-tengo-en-comun-con-pedro-sanchez-el-haber-sufrido-a-susana-diaz/





Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons