aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Fútbol
Ha muerto Sócrates
04/12/2011 | Miguel Romero

En 1984, el medio centro brasileño Sócrates –un formidable futbolista, tan excepcional como su nombre completo: nada menos que Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliveira- fichó por el equipo italiano Fiorentina. En la multitudinaria rueda de prensa que le recibió en Florencia, un periodista le preguntó cual era su personaje italiano favorito. Con toda naturalidad, Sócrates respondió: “Antonio Gramsci”.

Ahora llega la noticia de su muerte. Es muy triste que muera gente que nos ha dado alegría. Para los aficionados al fútbol, ver jugar a Sócrates, tan elegante, tan inteligente, tan imaginativo, era una alegría. Esto mismo es lo que nos contaban todos los amigos futboleros que tuvieron la suerte de verlo jugar en Sevilla, durante los partidos de clasificación para el Mundial de 1982, que por cierto no ganó Brasil. En realidad, debe haber muy pocos trofeos en la carrera de Sócrates; sólo este dato debería servir para desmentir ese lugar común del deporte, tomado directamente de la moral capitalista, según el cual sólo vale el que gana.

Los futbolistas suelen ser considerados como muchachos millonarios y más bien lerdos, a los que sólo interesa el dinero, ligar, jugar con la play-station y el consumo de lujo, más o menos por este orden. La “inteligencia de oficio”, muy apreciada socialmente en todas las profesiones, no se toma en consideración en este caso, o porque se considera que es una cualidad innecesaria para jugar con un balón o porque los futbolistas no son, en la gran mayoría de los casos, lo que se entiende convencionalmente por “personas inteligentes”.

Los aficionados al fútbol tenemos que explicar frecuentemente a los amigos que tienen gustos más refinados, que lo que valoramos de un futbolista es lo que hace en el campo durante 90 minutos más o menos; del resto de su vida, mejor pasamos. Por eso los “rojos futboleros” encontrábamos un placer suplementario viendo jugar a Sócrates, sabiendo que era “de los nuestros” también fuera del césped.

Dicen que ha muerto alcoholizado. Debe ser muy difícil vivir en la tierra después de pasar unos años en el Olimpo.
Ojalá haya tenido tiempo para disfrutar de la vida al menos tanto como, hace unos años, en los campos de fútbol, nos hizo disfrutar a espectadores alegres durante unos ratos, gracias a él.


Miguel Romero es editor de VIENTO SUR




Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons