aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Energía
El desafío de la transición energética: medidas anticapitalistas o alternativas infernales, no hay otra opción
10/02/2014 | Daniel Tanuro

El reputado científico estadounidense James Hansen se ha convertido a la energía nuclear. Junto con otros tres especialistas conocidos en materia de
calentamiento global, el antiguo climatólogo jefe de la NASA ha firmado una carta abierta dirigida “A las personas que influyen en la política
medioambiental pero se oponen a la energía nuclear”. El texto lo publicó íntegramente el New York Times en noviembre de 2013/1, y
dice en particular lo siguiente: “

Las renovables como el viento y la solar y la biomasa desempeñarán sin duda un papel en una futura economía de la energía, pero esas fuentes
energéticas no pueden desarrollarse con la rapidez suficiente para suministrar una electricidad barata y fiable a la escala requerida por la economía
global. Aunque teóricamente fuera posible estabilizar el clima sin energía nuclear, en el mundo real no hay ninguna vía creíble hacia una
estabilización del clima que no comporte un papel sustancial para la energía nuclear. (…) No habrá solución tecnológica milagrosa, pero ha llegado la
hora de que aquellos y aquellas que se toman en serio la amenaza climática se pronuncien a favor del desarrollo y el despliegue de instalaciones de
energía nuclear más seguras (…). Con el planeta que se calienta y las emisiones de dióxido de carbono que aumentan más rápidamente que nunca, no
podemos permitirnos dar la espalda a cualquier tecnología que tenga el potencial de suprimir gran parte de nuestras emisiones de carbono. Han cambiado
muchas cosas desde la década de 1970. Ha llegado la hora de plantear un enfoque nuevo de la energía nuclear en el siglo XXI.

” (…)

Hansen, Lovelock, Monbiot…

Este texto es típico de las “alternativas infernales” a que se enfrenta uno cuando se mantiene dentro del marco capitalista. No cabe dudar de las
motivaciones de James Hansen y de sus colegas: su inquietud ante el grave peligro de cambio climático no es fingida y se basa en un conocimiento científico
profundo. Hansen, en particular, es conocido por haber hecho sonar la alarma ya en 1988 ante una comisión del Congreso de EE UU. Desde entonces viene
repitiendo que hay que llevar a los tribunales a los patronos del sector de la energía fósil por “crímenes contra la humanidad y contra el medio ambiente”.
El pasado mes de abril, Hansen incluso dejó su cargo en la NASA para dedicarse enteramente a la militancia climática. Por tanto, no es casualidad que la
“carta abierta” esté dirigida especialmente a los defensores del medio ambiente…

No es la primera vez que investigadores científicos comprometidos cambian de opinión con respecto a la energía nuclear, argumentando que el átomo es un
“mal menor” ante las catástrofes que traerá consigo el calentamiento planetario. Otro antiguo colaborador de la NASA, James Lovelock, el padre de la
“hipótesis Gaia”, hizo lo mismo hace algunos años. Un caso un poco diferente, pero significativo, es el de George Monbiot. Este era más militante que
investigador, pero sus crónicas en The Guardian eran conocidas por su rigor científico, y su conversión al átomo armó mucho ruido. Sería pedante
tratar con desprecio estas tomas de postura a favor de la energía nuclear, pues habría que ver en ellas una invitación a no eludir el hecho de que la
transición energética hacia un sistema “100 % renovables” constituye efectivamente un propósito que encierra dificultades inusitadas, casi siempre
subestimadas incluso en publicaciones serias y de calidad.

El desafío de la transición

Algunas semanas antes de la cumbre de Copenhague sobre el clima, en 2009, dos científicos estadounidenses publicaron en Scientific American un
artículo en que afirman que la economía mundial podría abandonar los combustibles fósiles en 20 o 30 años. Para ello, “bastaría” producir 3,8 millones de
aerogeneradores de 5 megawatios, construir 89.000 centrales solares fotovoltaicas y termodinámicas, equipar los tejados de los edificios con paneles
fotovoltaicos y disponer de 900 centrales hidroeléctricas/2… El problema de las proyecciones de este tipo es que cuando pretenden resolver
el problema de la transición, en realidad lo escamotean. La cuestión, en efecto, no estriba en imaginar en abstracto un sistema energético “100 %
renovables” (que evidentemente es posible), sino en trazar el camino concreto para pasar del sistema actual, basado en más del 80 % en las energías
fósiles, a un sistema basado exclusivamente en el viento, el sol, la biomasa, etc.

Si se tienen en cuenta dos imperativos: en primer lugar, que las emisiones deben reducirse entre un 50 y un 85 % de aquí a 2050 (del 80 al 95 % en los
países “desarrollados”) y, en segundo lugar, que esta reducción debe comenzar a más tardar en… 2015, y para que el plan de transición no sea pura ficción,
los autores del artículo del Scientific American tendrían que haber contestado a la siguiente pregunta: ¿cómo producir 3,8 millones de
aerogeneradores, construir 89.000 centrales solares, fabricar paneles fotovoltaicos para equipar los tejados de las casas y edificar 900 presas sin dejar
de respetar los dos imperativos citado, cuando el sistema energético depende en un 80 % de los combustibles fósiles cuya combustión comporta
inevitablemente la emisión de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero?/3

Producir menos

Esta pregunta no tiene 36 respuestas posibles, sino una sola: es preciso que el aumento de las emisiones que se deriven de las inversiones suplementarias
requeridas para llevar a cabo la transición energética se compense (con creces) mediante una reducción suplementaria de las emisiones en otros sectores de
la economía. Es cierto que una parte sustancial de este objetivo puede y debe alcanzarse a base de medidas de eficiencia energética. Sin embargo, esto no
permite obviar el problema, ya que en la mayoría de los casos un aumento de la eficiencia también requiere inversiones, y por tanto necesita energía que es
fósil en un 80 %, y por tanto será fuente de emisiones suplementarias que deberán compensarse entonces mediante otras reducciones, y así sucesivamente.

Cuando se examinan las proyecciones de sistemas con un 100 % de renovables, se constata que el error consistente en saltar por encima del problema concreto
está muy extendido. Para mejorar la eficiencia del sistema energético, el informe Energy Revolution de Greenpeace, por ejemplo, prevé, entre otras
cosas, transformar 300 millones de viviendas en casas pasivas en los países de la OCDE. Los autores calculan la reducción de emisiones correspondiente…
pero no tienen en cuenta el aumento de las emisiones causado por la producción de los materiales aislantes, las ventanas de doble vidrio, los paneles
solares, etc. En otras palabras, su porcentaje de reducción es bruto, no neto/4. Se mire por donde se mire el problema, siempre se llega a
la misma conclusión: para respetar los imperativos de la estabilización del clima, las enormes inversiones de la transición energética deberán venir de la
mano de una reducción de la demanda final de energía, sobre todo al comienzo, y por lo menos en los países “desarrollados”. ¿Qué reducción? Las Naciones
Unidas avanzan la cifra del 50 % en Europa y del 75 % en EE UU/5. Es un porcentaje enorme y ahí es donde duele, pues una disminución del
consumo de semejante magnitud no parece realizable sin reducir sensiblemente, y durante un periodo prolongado, la producción y el transporte de mercancías…
es decir, sin cierto “decrecimiento” (en términos físicos, no en puntos del PIB).

Antagonismo

Ni que decir tiene que este decrecimiento físico es antagónico con la acumulación capitalista que, por mucho que se mida en términos de valor, es
difícilmente concebible sin cierto incremento cuantitativo de materiales transformados y transportados. La “disociación” entre aumento del PIB y flujo de
materiales, en efecto, solo puede ser relativa, lo que significa que en este punto se manifiesta de nuevo la incompatibilidad fundamental entre el
productivismo capitalista y los límites del planeta/6. Es esta incompatibilidad cada vez más evidente la que tratan de eludir James
Hansen, James Lovelock, George Monbiot y otros en nombre de la urgencia cuando reclaman el rescate de la energía nuclear. Es lamentable e indigno de su
rigor científico que lo hagan banalizando los riesgos y sobre todo afirmando gratuitamente que las tecnologías “del siglo XXI” (¿cuáles?) permitirán
garantizar una energía nuclear segura y el reciclaje de los residuos que genere.

En el mundo real [capitalista] no hay ninguna vía creíble hacia una estabilización del clima que no otorgue un peso sustancial a la energía nuclear”, dice la carta abierta de
Hansen y demás firmantes. Esta afirmación es completamente falsa: para triplicar el peso de la energía nuclear en el consumo eléctrico de aquí a 2050 (con
lo que llegaría a representar tan solo un poco más del ¡6 %!) habría que construir casi una central por semana en todo el mundo durante 40 años. Aparte de
los peligros demostrados en el caso de Fukushima, nos encontraríamos entonces con un sistema eléctrico híbrido, ya que obedecería a dos lógicas opuestas:
centralización y despilfarro con el átomo, descentralización y eficiencia con las renovables. No es una “vía creíble” la que proponen Hansen y sus colegas,
sino una imposibilidad técnica. No conduciría más que a un callejón sin salida fatal, pues combinaría calentamiento y radiaciones.

Geoingeniería

La misma negativa a oponerse al capitalismo se traduce en el caso de otros científicos en la resignación ante los proyectos de geoingeniería. Esta incluso
se menciona en los informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (GIECC): el resumen del primer tomo del 5º informe señala
que “se han propuesto métodos con vistas a alterar deliberadamente el clima terrestre para frenar el cambio climático, la llamada geoingeniería”.
Los autores señalan que estos métodos “pueden tener efectos colaterales y consecuencias a largo plazo a escala mundial”. A primera vista, esta prudencia
parece razonable. Sin embargo, aunque prudente, la mención de la geoingeniería por el GIECC es sumamente inquietante. Significa que ciertas recetas de
aprendiz de brujo empiezan a considerarse eventualmente factibles.

Por cierto que entre bastidores se multiplican las investigaciones y experiencias, en ocasiones incluso de forma ilegal. Bill Gates y otros inversores
consagran millones de dólares a esta cuestión. Su razonamiento es muy simple: conscientes de que un capitalismo sin crecimiento es un oxímoron, concluyen
que no se alcanzarán los objetivos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, y puesto que la urgencia climática impone hacer algo, sea
lo que sea, sonará la hora de la geoingeniería y se abrirá un mercado inmenso. Científicos poco escrupulosos, financieros, petroleros, hombres de negocios
de todo pelaje, todos se frotan las manos sin pensar en las consecuencias… a menos que las consecuencias formen parte del plan. No soy forofo de las
teorías del complot, pero si pensamos en el día en que algunas grandes empresas que posean las patentes respectivas controlen la red de espejos espaciales
gigantes sin la cual la temperatura de la Tierra subiría de golpe 6 °C, no cabe duda que su poder político sería inmenso, y que resultaría más difícil que
nunca arrebatárselo. La misma lógica del capital le lleva a soñar con un termostato terrestre cuyo control absoluto le permitiría cobrar su diezmo a la
población del planeta.

La única vía creíble

Hay que partir de lo que ha dicho en propio James Hansen en numerosas ocasiones: el principal obstáculo para salvar el clima son las grandes empresas que
se benefician del sistema energético fósil. Se trata de un obstáculo colosal. Este sistema cuenta con miles de minas de carbón y centrales térmicas de
carbón, más de 50.000 campos petrolíferos, 800.000 km de gasoductos y oleoductos, miles de refinerías, 300.000 km de líneas de alta tensión… Su valor se
cifra entre 15.000 y 20.000 billones de dólares (casi un cuarto del PIB mundial). Ahora bien, todos esos equipamientos, financiados a crédito y concebidos
para durar 30 o 40 años, deberían desguazarse y ser sustituidos en los 40 años subsiguientes, en la mayoría de los casos antes de estar amortizados. Y eso
no es todo: las compañías de energías fósiles deberían renunciar además a explotar los cuatro quintos de reservas demostradas de carbón, petróleo y gas
natural que figuran en el activo de sus balances…

La única “vía creíble” hacia una estabilización del clima es la que pasa por la expropiación de las compañías de energías fósiles y de las finanzas: los
“criminales climáticos” justamente denunciados por Hansen. Transformar la energía y el crédito en bienes comunes es la condición necesaria para la
elaboración de un plan democrático con vistas a producir menos, para cubrir las necesidades, de forma descentralizada y compartiendo más. Este plan debería
comportar especialmente la supresión de las patentes en el ámbito de la energía, la lucha contra la obsolescencia programada de los productos, el fin de la
primacía del automóvil, una extensión del sector público (particularmente para el aislamiento de los edificios), la reabsorción del paro mediante una
reducción generalizada y drástica de la jornada laboral (sin merma del salario), la supresión de las producciones inútiles y nocivas como las armas (con
recolocación de los trabajadores), la localización de la producción y la sustitución de la agroindustria globalizada por una agricultura campesina de
proximidad. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero lo primero que hay que hacer es decirlo. E impulsar las movilizaciones sociales masivas indispensables
parta hacer de esta utopía una utopía concreta.

15/1/2014

Traducción: VIENTO SUR

Notas:

1/ http://dotearth.blogs.nytimes.com/2013/11/03/to-those- influencing-environmental-policy-but-opposed-to-nuclear-power/

2/ “A plan to power 100% of the Planet with renewables”, Mark Z. Jacobson and Mark A. Delucchi, Scientific American, 26 de octubre de 2009 | 188.

3/ Aquí no nos pronunciamos sobre la pertinencia del plan en cuestión en sus distintos aspectos. Además, esta enumeración de las inversiones necesarias es
incompleta. Como señalan los autores, además de los millones de aerogeneradores, etc. se trata de concebir un nuevo sistema de transmisión sustituyendo
unos 300.000 km de líneas eléctricas de alta tensión por una red “inteligente” adaptada a la intermitencia de las energías renovables.

4/ Energy Revolution, A Sustainable World Energy Outlook. Greenpeace, GWEC, EREC, 2012.

5/ Naciones Unidas, Estudio Económico y Social Mundial 2011.



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons