aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Francia
Un año después de su fundación, ¿está ya muerto el NPA?
04/05/2010 | Stéphan Alliès (Mediapart)

[El debate pre-congresual en el NPA está teniendo un eco considerable en la prensa francesa. El propio NPA recoge en su web muchos de esos análisis, incluyendo los que son muy críticos con la trayectoria reciente del partido, mostrando en la práctica una concepción democrática de la política nada habitual. Hemos seleccionado de esos textos el artículo de Stéphan Alliès, un periodista serio, que da una información tan interesante como discutible]

Tras los fracasos electorales, el NPA hace su introspección. Una vez la secuencia 2008/2010 terminada, el nuevo partido anticapitalista se toma un tiempo para la autocrítica y emprende un largo proceso de reflexión interna, hasta un congreso en noviembre que se presenta crucial para su futuro. La ocasión para una formación cuyo carácter heteróclito aparece como una debilidad en lugar de ser la fuerza deseada, de acabar con sus dificultades programáticas. Al final del camino, será la caída o la recuperación.

El día después de las elecciones regionales (en las que el NPA ha recogido el 2,5%) ya ha dado lugar a divergencias de interpretaciones, en el seno mismo de la dirección.Para dar una versión de la derrota han sido publicados siete textos diferentes /1, de ellos tres salidos de la mayoría reagrupada alrededor de un Olivier Besancenot "desaparecido". Y el Comité Político Nacional (CPN) no cuenta ya más que con “entre 100 y 130 miembros regulares”, de los 190 representantes elegidos en el congreso fundador de febrero de 2008 /2, según las cuentas de Danielle Obono, miembro de la tendencia minoritaria Convergences&alternative. En su opinión, “hay, sin embargo, que matizar estas cifras: se puede hablar de debilitamiento, pero no de hemorragia. Las dimisiones se han hecho a lo largo del tiempo y por razones muy diversas”.

Entre las dimisiones más recientes, la del altermundialista Raoul Marc Jennar (anunciada en las columnas de Liberation) es como un símbolo, pues él era uno de los emblemas de la apertura de la difunta LCR trotskysta a las demás franjas del anticapitalismo. Incluso si el nº 2 del NPA, Pierre-François Grond, relativiza, hablando de una “media-sorpresa, poco elegante dado que había ya desaparecido desde hacía un año, y cuando recuerda que él estaba a favor de participar en solitario en las europeas”, la realidad se impone sin embargo: el pesimismo acecha.

“No nos vamos a engañar, el clima no es genial, prosigue Grond. Se trata en adelante de profundizar la construcción de nuestro partido, tanto en su orientación como en sus principios. Hay que ir al final de lo que hasta ahora se ha quedado en plan. Hay una espera fuerte de debates en el interior”. ¿Tenemos que esperar divisiones, incluso arreglos de cuentas?. “Ese no es el espíritu, asegura el portavoz, él mismo favorable a una puesta en cuestión de la estrategia solitaria del NPA. En la misma medida en que no estamos de acuerdo con las secuencias pasadas, estamos a favor ahora de escuchar y de evitar la balkanización. Estamos más bien en la lógica del reagrupamiento”.

¿Instalarse en el papel de supersindicato o en el juego democrático?

Para Jérôme Fourquet, analista que, en la IFOP, sigue la evolución del voto de extrema izquierda, “la cuestión central es la del comportamiento a adoptar frente a las elecciones: solo la denuncia del capitalismo y del sarkozysmo no basta, pues hace progresar a todos los partidos de izquierda, salvo al NPA. A fuerza de concentrarse en las luchas, ha dado la impresión en el corazón de su electorado (los jóvenes y los barrios populares) que no busca coger las palancas del poder. Sin embargo, este electorado es el que más se abstiene”.

Según Jérôme Fourquet, esta tendencia a infravalorar las elecciones remonta a los orígenes del NPA: “Desde el comienzo de la campaña de las europeas de 2009, Besancenot apostó a fondo por la importación del modelo de las huelgas de Guadalupe (leer nuestro reportaje). Pero esta estrategia se ha enfrentado con la dificultad de hacer desembocar una movilización social, provocando a la vez daños importantes en su relación con los sindicatos, un electorado decisivo en escrutinios en que la abstención es fuerte. Enfrente, a pesar de todas sus ambigüedades, el Frente de Izquierdas ha hecho el juego inverso y ha surfeado sobre la demanda unitaria, llevando a él a decepcionados del PCF. Esto plantea la cuestión del estatuto del NPA: ¿ser un supersindicato que no se presenta más que para tener una visibilidad, o jugar claramente el juego democrático, consiguentemente aceptar el principio de las alianzas?”.

Esta dualidad, Leila Chaibi la resume en una fórmula: “Ahora, es preciso dejar de ser dos partidos en uno y saber exactamente qué se quiere ser: un partido revolucionario que espera la revolución que no viene, o un partido anticapitalista que quiere cambiar la vida de la gente enseguida”. Esta militante antiprecariedad de la asociación Jeudi noir (Jueves negro) ha dimitido de la dirección al comienzo de la campaña regional, pero ha optado por “permanecer en el proceso” pues, dice, “hay aún una esperanza: la ’mayo’ (mayoría) se divide entre izquierdistas puros y duros y otros que oyen el mensaje unitario, y todo eso puede moverse en un próximo congreso. Y luego, incluso si hay menos entusiasmo que hace un año, no hay nada bien excitante fuera. En cambio, cuando se ve la evolución del Partido de izquierdas de Mélenchon y la Fase (Federación por una alternativa ecológica), incluso si no influye mucho, hay convergencias posibles”.

A pesar de las demandas de una parte del CPN de avanzar los plazos a junio, el congreso ha sido mantenido en noviembre y las reuniones locales deberían animar de aquí a entonces las discusiones entre los 8.000 adherentes oficialmente reivindicados (contra cerca de 10.000 hace un año). Si la “minoritaria” Danielle Obono lamenta que esto dé “la impresión de un partido sin brújula estratégica, que corre el riesgo de encerrarse cuando el mundo y la izquierda van a continuar girando”, el “dirigente” Pierre François Grond juzga necesario “tomarse el tiempo de reflexionar sobre las nuevas respuestas a la crisis económica”. Para él, “el software actual está un poco fijado sobre la prohibición de los despidos y el aumento de los salarios en 300 euros, pero hay que ir más lejos”.

La cuadratura de las mujeres con velo

Otro tema de crispación: la cuestión del velo, que ha “pillado” al NPA durante la campaña regional, con la candidatura de Ilham Moussaid /3. Mientras el NPA Vaucluse está ahora mismo dividido en dos comités, el debate promete ser caliente entre los partidarios de un “NPA abierto” y los que plantean un “NPA laico y feminista”, planteando estos últimos en particular una importante bajada en el electorado femenino a la salida de las regionales. “Sin duda este episodio ha tenido un impacto globalmente negativo sobre el resultado, admite Danielle Obono, pero se podrían citar también ciertos colegios electorales en los que se consiguen tres veces más votos que en otras partes, como en Aubervilliers o en los barrios del norte de Marsella…”.

En Avignon, Grond prefiere hablar de una “separación amistosa, permitiendo a cada cual continuar haciendo política”, más que de una escisión entre los militantes del barrio popular de La Rocade, reagrupados alrededor de Ilham, y los demás, los que denuncian “una instrumentalización del islám” /4.

El asunto Ilham Moussaid ha dejado huellas en el seno del NPA y pasa mal, sobre todo entre los antiguos de la LCR, tanto jóvenes como viejos. Hasta el punto que se ha votado al final del CNP una resolución según la cual llevar el velo integral (comprender el niqab o el burka) era incompatible con el compromiso anticapitalista. “Es un poco delirante desgarrarse hasta este punto sobre este tema, lamenta Leila Chaibi. ¡Hemos votado una ley contra el burqa en el partido, cuando estamos contra a nivel nacional!" Para Danielle Obono, que es también miembro de la comisión sobre los barrios populares, “es la cuestión del tipo de partido que se quiere la que está planteada. ¿Queremos abrir y hasta donde? El debate sobre el velo podría ser muy interesante pero se ha emprendido de la peor forma posible, pues ha sido planteado en público sin que se hubiera discutido sobre ello entre nosotros”.

Para Jérôme Fourquet, es “la coexistencia de culturas diferentes lo que está en juego, así como el modo de democracia interna. Abandonando el centralismo democrático de la LCR por un partido ’por abajo’, la dirección nacional se ha visto imponer un voto de comité local”. Pero el debate sobre la religión no debería sin embargo poner en cuestión la organización interna del NPA.

Según Pierre François Grond, el congreso de noviembre podría desembocar en una posición que llama “punto de equilibrio” y que estima poder poner de acuerdo “a alrededor del 80% de los militantes”: “Dejar la puerta abierta a los creyentes, a condición de que la fe permanezca como asunto privado y que no se asista a la creación de una corriente religiosa en el seno del NPA, que porte una voluntad de representación política del islám. Hay que tener en cuenta la fuerte critica laica y feminista, sobre la representación del partido ante los electores”. Una posición que equivaldría a aceptar como militantes a las mujeres que lleven un velo islámico, pero les impediría convertirse en candidatas si lo conservaran. Con el riesgo de asumir “desavenencias” con los militantes deseosos de implantarse en los barrios populares, haciendo evolucionar el fundamento laico del NPA /5.

¿Una recuperación en 2012 gracias a Besancenot?
Paradójicamente, mientras la secuencia electoral que acaba de conocer el partido de Olivier Besancenot ha sido desastrosa, la que se abre hasta 2012 no está tan mal emprendida, debido a la personalidad de su líder. Hasta ahora solitaria y perdedora ante la dinámica unitaria del Frente de izquierdas, la estrategia de la independencia radical y sin concesiones respecto al PS parece más adaptada para las elecciones presidenciales. Sobre todo cuando el Frente de Izquierdas se pelea ya alrededor de las ambiciones de Jean-Luc Mélenchon, no verdaderamente del gusto de los comunistas.

En el NPA, el candidato Besancenot no se discute, y la construcción de la “izquierda solidaria” deseada por Martine Aubry con Europa Ecología y el PCF podría de nuevo abrir a los anticapitalistas un espacio político a la izquierda de la izquierda. “Es seguro que habría sido ideal comenzar nuestra historia con este tipo de escrutinio, reconoce Leila Chibi. Entonces, si el carisma de Besancenot puede hacernos salir de la crisis, ¡no vamos a quejarnos! Pero eso no debe eludir las verdaderas cuestiones, ni hacernos olvidar hablar con todos los demás partidos de la izquierda radical”.

Pierre-François Gronc explica también que, en adelante, “el NPA no debe ya cultivar el aislacionismo, sino implicarse a fondo en todas las expresiones unitarias de rechazo a Sarkozy, comenzando por la reforma de las jubilaciones. Pero al mismo tiempo, se debe también mostrar que no se tiene confianza en el PS”. Sin embargo, según el nº 2 del partido, “este asunto va a tener importancia, pues la cuestión que está ya planteada a la izquierda radical, es ¿quién acepta gobernar con los socialistas?”
Sin embargo, Grond no se ilusiona sobre la dificultad de una recuperación en 2012: “La situación va a ser complicada, pues va a haber una fuerte presión de voto útil para hacer caer a Sarkozy. Incluso si podemos concedernos una ventaja, que es no partir de cero: tendremos un candidato que será Olivier Besancenot, o que estará apadrinado con fuerza por Olivier Besancenot. Y en una elección muy personalizada, eso ya es algo. Pero no es un mago. Nuestro objetivo será modesto. Y tanto mejor si por una vez, nos vemos sorprendidos positivamente…”.

Una vez desembarazado del “fantasma de la división”, como lo nombra Jérôme Fourquet del IFOP, el NPA puede esperar proyectarse hacia 2012 y “movilizar a los abstencionistas de las europeas y de las regionales, pues se ve que Besancenot hace aún, a pesar de todo, sus mejores resultados en Ile-de-France (donde era cabeza de lista) entre los jóvenes y los obreros”.

Pero para el analista, el contexto no es ya el mismo y la competencia podría ser más dura: “Va a ser difícil hacerse oír frente al antisarkozysmo, y no es seguro que la crítica de la proximidad el PCF con los socialistas sea fructífera en un electorado sobre todo preocupado por una alternancia. Luego, el NPA no está ya solo en la izquierda del PS. Si bien el Frente de izquierdas no avanza, ha confirmado y acentuado la distancia sobre su rival anticapitalista. En la opinión pública, Besancenot ha vuelto a su nivel de diciembre de 2006. 46% de opiniones favorables, cuando había subido hasta el 60%. Todo está por rehacer, pero en lugar de tener enfrente un PCF en vías de extinción y a José Bové, puede tener un Mélenchon que puede ser un tribuno que interese a los medios, dirigiéndose al mismo electorado popular abstencionista”.

16/4/2010


Stéphane Alliès es periodista en Mediapart http://www.mediapart.fr/

Traducción: Alberto Nadal para VIENTO SUR


Notas:
1/ Ver los textos: CPN del NPA: preparación del segundo congreso y balances de las elecciones regionales.
2/ ver nuestro reportaje de entonces: "Regard sur le dernier jour du congrès de fondation du NPA".
3/ Leer nuestro reportaje: "L’insoluble contradiction du voile anticapitaliste".
4/ Leer la tribuna del militante de Avignon, “histórico de la Liga” Jacques Fortin, en el Club de Mediapart - en ESSF: debate “religión, opresión, LGBT”: "Carta abierta de un viejo militante gay de la emancipación a quienes se pretenden solidarios de las mujeres con velo, y de hecho las desprecian".
5/ Leer nuestro reportaje: "Comment le NPA veut s’implanter en banlieue"








Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons