aA+
aA-
Grabar en formato PDF
In memoriam
Txelo, la vida a tragos
05/10/2018 | Iñaki Zaratiegi - Kerman

Intervención en euskara de Iñaki Zaratiegi el día del homenaje

En su esquela reza que Txelo Larretxea Goñi fue un “ederzale”, un amante de la belleza. Traduzcámoslo también como disfrutón. Un disfrutón de la belleza sí, y sobre todo de la vida, de la amistad, de la rebeldía… Lo delataba su personal sentido del humor y de la ironía, su eterna risa socarrona.

En casa fue siempre Miguel Àngel, pero en la calle era Txelo, cuando desde crío, jugando a las chapas, no paraba de recordar al ciclista italiano Angelo Conterno, que había ganado la Vuelta a España. También le llamábamos Malda o Maldaburu (cuesta), el mote de la familia. Fue musiquero desde joven; buen txistulari y hábil cantante, animó muchas fiestas y juergas. En esos ambientes culturales arrancó su militancia antifranquista que desembarcó en ETA y LKI. En aquellos años de utopías e ilusiones, creyendo que teníamos la revolución en la palma de la mano, vivió la clandestinidad con otros nombres; en Ondarroa, por ejemplo, le conocían por Iñaki.

En la transición, ya treintañero y continuando con el compromiso, volvió al movimiento original de la música y la cultura, mientras ejercía de enseñante de euskera. Cuando se buscaban fondos para LKI, montó, con otros amigos militantes, la promotora Txalupa Kultur Eragintza. En aquella falúa viajaron juntas la militancia política, la inquietud cultural y las ganas de vida y juerga. Txalupa presentó en Euskal Herria a Alan Stivell y tradujo el repertorio del gran cantautor bretón al euskera y al castellano en un cuadernillo editado por Egin.

Txelo y amigos animamos mítines y jornadas revindicativas con los ritmos celtas de Gwendal (Bretaña) o Boys of The Lough (Escocia). Programó a Imanol, Zeca Afonso de Portugal, José Antonio Labordeta de Aragón, Georges Moustaki de París, el grupo Urria de Beñat Achiary de Iparralde, Vainica Doble o Labanda de Madrid… Y montó los macro conciertos de Mike Oldfield, Eric Burdon, Ramones... En el rock radical vasco colaboró con Hertzainak. Todo un caleodoscopio de músicas y estéticas.

Tuvo a su hermano exiliado en Cuba y de aquella circunstancia derivarían propuestas lúdico-culturales, a través de la promotora Ateri Kultur Baita, como la expedición “Habanara joan nintzen”, la iniciativa “Orain CHE bertan” y una larga colaboración interatlántica con Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Chucho Valdés y los Van Van y otros creadores de ultramar.

Su impronta estuvo en muchas otras actividades: de los grandes festivales antinucleares a la fiesta que saludó el nacimiento de Gara tras la prohibición de Egin. Hasta tocó un “aurresku” al txistu para los punkis The Clash en el velódromo de Anoeta, en una lluviosa noche de mayo de 1981. Y consiguió algunas hermosas portadas para Viento Sur, regaladas por su amigo, el pintor José Luis Zumeta, estrecho colaborador de Mikel Laboa.

Una rica andadura que quisimos reflejar en un libro que no pudo ser. La enfermedad fue más fuerte que nuestras intenciones. Miguel Ángel sorbió a tragos el disfrute de la vida, de la amistad, de la militancia política, del activismo cultural... Será imposible olvidar su legado y tantos buenos momentos compartidos.

Malda, Maldaburu, Txelo, ¡hasta siempre compañero!

**********************

La trayectoria de Txelo

Versión original en euskara

Texto leído por Kerman en el homenaje a Txelo el 7 de octubre en Hernani

Buenos días y gracias por haber acudido al acto

En casa le llamaban Miguel Angel y en la calle Txelo. Cambio de nombre muy joven. Cuando el ciclista italiano Algelo Conterno ganó la Vuelta de España, Miguel Angel jugaba a las chapas y todo el rato Angelo por aquí y Angelo por allá… y se quedó con el nombre. Entre nosotros también era conocido como Maldaburu. Le llamábamos Malda, el mismo nombre por el que se conocía a su familia.

Desde joven se aficionó a la música; buen cantante y txistulari, animó incontables fiestas.

Fue en ese ámbito, el de la cultura, donde comenzó su militancia antifranquista.

Luego entró en ETA y fiel a su compromiso, continuó la militancia en LKI. Años utópicos, llenos de ilusión, con la revolución al alcance de la mano –pensábamos-. En la clandestinidad tuvo obros seudónimos. La gente de Ondárroa, por ejemplo, le conocieron como Iñaki.

Durante la transición, dando continuidad a su compromiso, volvió (volvimos) al movimiento de origen. Al mundo de la cultura y la música. Txelo invirtió unos treinta años en él.

Al mismo tiempo que ejercía en la enseñanza, dando clases de euskara. Incluso abrió una tienda con sus amigos de Ondárroa.

Txalupa fue el primer grupo de los que organizó. Su enseña, la enseña de Txalupa, la colocamos frente al árbol que plantamos en homenajo a él.

Organizó multitud de conciertos con distintos grupos. Pero muy poca gente conoce su aportación en el ámbito de la música y del movimiento de solidaridad. En más de una ocasión le propusimos que dejara constancia de todo ello en un libro, pero para entonces ya estaba con problemas de salud y no decidimos nada. Quedará guardado en nuestros recuerdos.

En todo caso, no podemos olvidar los buenos momentos que pasamos con él: las tertulias, en todo tipo de proyectos, en las fiestas y en los cantos, gozando de la vida…

Malda, Maldaburu, Txelo… ¡hasta siempre amigo!

En el homenaje

Se dice que hay dos tipos de muerte: una la física, la otra la del recuerdo, cuando se deja de hablar de nosotros, cuando desaparecemos del recuerdo de la gente.

Así pues, hemos plantado un árbol en recuerdo y homenaje de Miguel Angel.

Optamos por el fresno, un árbol musikal; de hecho, el fresno de utiliza a menudo para crear instrumentos musikales.

En la mitología vasca, también es un árbol protector. En el solsticio de veráno –justo en las fiestas de San Juan de Hernani, por ejemplo- se colocan ramas de fresno a la puerta de la casa para proteger a la familia.

Plantamos el fresno en la ladera del monte Santa Bárbara, en el mismo sitio en el que en muchas ocasiones Txelo amenizaba las fiestas de San Ignacio.





Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons