Grabar en formato PDF
Francia
Prueba de fuerzas
02/04/2006 | Yvan Lemaitre

“Es histórico”, declaraba Bernard Thibault ante la ola de fondo de las manifestaciones del 28 de marzo. Cerca de tres millones de manifestantes reunían enormes cortejos de estudiantes de enseñanza superior y secundaria, estructurados, organizados, codo con codo con los asalariados del sector público, y también del privado, en un ambiente dinámico y determinado.

La intransigencia de Villepin ha recibido una respuesta a la altura de la provocación. La crisis política está abierta. El Napoleón de la “reforma” se ha pillado los dedos en sus propios planes. Cegado por su suficiencia y su ambición, Villepin pensaba que tras haber hecho pasar sin dificultad el contrato de nuevos empleos (CNE), impondría el contrato de primer empleo (CPE), convirtiéndose así en quien se había atrevido a vencer los tabús y demoler el contrato de duración indefinida. ¡Se acabó Sarkozy!.¡Salvo que la juventud se ha entrometido y el CPE se convierte en la gota de agua que ha hecho que se desbordara el descontento! El martes, en todo el país, ha roto la ola de la cólera, poderosa, acompañada por la simpatía de la opinión pública.

Villepin se encuentra solo frente al rechazo, a la exigencia de los jóvenes, de los asalariados, de toda la población: ¡retirada, retirada, retirada del CPE!. Había ignorado a la juventud, no había imaginado que los asalariados se unirían a ella, que las direcciones de las confederaciones sindicales participarían en la tempestad que se levanta. Y no había imaginado que el gran estratega que provocaría ese rompimiento sería él mismo, ¡el Sr. de Villepin!

Y con razón. Por su incapacidad a oír y comprender, se ha designado a sí mismo como el punto de convergencia de todo el descontento. Ligando el asunto del CPE al de la elección presidencial, ha contribuido en gran medida a la politización del movimiento. Haciendo del CPE la batalla a través de la cual se impondría tanto al UMP como al país, ha logrado que se levantaran contra él sus propios amigos, quedar en ridículo.

Las rivalidades que dividen la cumbre del Estado aparecen. El sábado 25 de marzo, mientras Villepin intentaba torpemente reanudar el diálogo con las direcciones sindicales, Chirac declaraba, desde Bruselas: “Cuando una ley ha sido votada por el Parlamento conforme a la regla y el espíritu de nuestras instituciones, debe ser aplicada”. No ceder para evitar que concesiones que habría podido hacer Villepin aparezcan como un éxito de ...¡ Sarkozy!.

Balance: Villepin está cada vez más aislado. “El gobierno está obligado a moverse”, declaraba Sarkozy la tarde de las manifestaciones. Los melindres que pretendía reanudar el diálogo se convierten en un fracaso. Todas las organizaciones sindicales rechazaron la invitación a una nueva reunión en Matignon. El primer ministro ha forzado la prueba de fuerzas. Se está llevando a cabo y lo que está en juego es importantísimo.

La crisis social y política es la conclusión de una larga maduración del conflicto entre el poder salido del quid pro quo de 2002, mal elegido, ilegítimo, y las clases populares enfrentadas a una política que les es hostil. Es 2003 que busca su revancha. Es el “no” en el referéndum del 29 de mayo el que resurge en el terreno de las luchas sociales. Lo que está en juego en el pulso es la relación de fuerzas entre la patronal, el estado y el mundo del trabajo. Hacer ceder a Villepin y al gobierno sobre el tema del CPE, es pegar un frenazo a la ofensiva liberal, es crear las condiciones de una contraofensiva del mundo del trabajo.

Todo el mundo era bien consciente de ello el martes 28 de marzo. El movimiento es político en el sentido de que en él se negocia una correlación de fuerzas que supera y engloba cada situación particular –privado o público, jóvenes o precarios, mujeres o inmigrantes, parados o jubilados. Villepin ha ligado su futuro al del CPE. La retirada del CPE sería su fracaso. Y como ha dicho la coordinadora estudiantil: ¡“Que ceda o que se vaya”! Quizá el Consejo constitucional, que deberá reunirse el jueves 30, le de la ocasión de retroceder sin tener que dimitir. Quizá, bajo la presión de los suyos, aproveche para buscar un compromiso. Veremos. En el momento en que escribimos, todo está abierto.

El movimiento no deja de reforzarse, es rico en posibilidades. Exigiendo la retirada del CPE, del CNE y la derogación de la ley sobre la igualdad de oportunidades, contesta la legitimidad del Parlamento. Tiene razón y se reforzará profundizando la crisis política que ha abierto. Esto quiere decir unificar y generalizar el descontento de los jóvenes, de los asalariados, de los precarios y los parados, generalizar las huelgas y las intersindicales para preparar una huelga general.

El éxito de las manifestaciones y la huelga del 28 de marzo ha puesto esta última al orden del día. Vendrá de las iniciativas, de la audacia de los propios trabajadores, como la juventud ha sabido, por su audacia, entablar el pulso. El jueves 30 de marzo, la coordinadora estudiantil llamaba a manifestaciones para bloquear las ciudades, y, el 4 de abril, a una jornada de huelga general. El miércoles, las organizaciones sindicales y estudiantiles debían reunirse para decidir sobre las próximas iniciativas. Cada iniciativa converge hacia un movimiento de conjunto para hacer ceder a Villepin. ¡Fuera!.

Rouge, 30/3/2006

Traducción: Alberto Nadal





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
Zamora. 24 de enero de 2018, 19:30h
Zamora. Miércoles, 24 de enero de 2018. 19:30 h Repensar la Revolución — Jaime Pastor /Editor de viento sur
Museo Etnográfico Entrada calle del Corral Pintado
Actos
Madrid. 29 de enero de 2018, 19:30h
Zamora. Lunes, 29 de enero de 2018. 19:30 h Los nombres de la memoria — Jorge Fernández Guerra, Antonio Ferrer, Antonio Crespo Massieu, Carmen Ochoa
Auditorio del Centro Cultural Galileo, C/Galileo, 39











Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons