Grabar en formato PDF
Francia
Fillon III: el “rigor”
04/12/2010 | Myriam Martin

François Fillon [primer ministro del gobierno francés] ha marcado el tono en su discurso de política general: él y Nicolas Sarkozy continuarán protegiendo a la oligarquía económica.

François Fillon ha sido suficientemente claro en su discurso de política general en la Asamblea: en primer lugar, asume su balance desde 2007 y ha asegurado que "el impulso de la reforma" estaba intacto, y que no conocería pausa. Retórica muy conocida ahora, es en nombre de la crisis que hay que acelerar la marcha de las "reformas". Y Fillon ha desgranado la larga lista de las que han agravado la situación de los servicios públicos (universidad, educación…) o que han atacado derechos como el de huelga con la instauración del servicio mínimo.

Sin sorpresa, el Primer ministro ha afirmado que mantendrá la dirección contra viento y marea. Es decir, la política de austeridad va a proseguir e intensificarse: "la necesaria reducción de los déficits" y "la gestión rigurosa del gasto público" están al orden del día.

Se da la prioridad al rigor presupuestario, lo que significa en concreto que los recortes en los presupuestos sociales irán parejos con la destrucción continua de los servicios públicos. Nada de "gastos públicos suplementarios". Como ocurría con "Fillon I y II", ninguna sorpresa. Pero con la crisis que se agrava en Europa, no se puede sino esperar una acentuación de las medidas liberales antisociales. En la línea trazada por Sarkozy una semana antes, Fillon ha presentado los diferentes ejes hasta el fin del quinquenato: justicia, empleo de los jóvenes (¡con la perspectiva de más aprendizaje!) y de los seniors, posible revisión de la Constitución para incluir en ella "principios que garanticen el control de las finanzas públicas", el compromiso de la recuperación del referéndum de iniciativa popular…

Próximos ejes.

Pero los dos grandes ejes, para los meses que vienen antes de las elecciones de 2012, se refieren sobre todo a la reforma fiscal y la asunción de la dependencia.

Para el primero, Fillon lo ha repetido, no habrá nuevo impuesto, la reforma de la fiscalidad del patrimonio, programada para 2011, debería hacerse a "producto constante" para el estado. El nuevo impuesto sobre las rentas y las plusvalías del patrimonio deberá sustituir al impuesto de solidaridad sobre la fortuna (ISF), que ingresa alrededor de 4 millardos de euros al año para el estado. Ninguna inquietud por tanto para los más ricos, para las altas rentas de las finanzas, para los patronos: no se les hará contribuir.

La política fiscal del poder no tiene por objetivo sino permitir a Francia "ganar en competitividad", ciertamente, ¡no poner impuestos a los beneficios para hacer frente al déficit presupuestario! Es sin embargo ahí donde está el problema: son precisamente los regalos fiscales a la patronal los que han cargado en parte el presupuesto del estado.

Para el dossier sobre la dependencia, Fillon no ha hecho más que confirmar lo que ya se temía, a saber que el gasto correrá a cargo fundamentalmente de las propias personas y sus familias, preparando la llegada de los seguros privados. Con la misma argumentación que la desarrollada para las jubilaciones, el primer ministro ha justificado esta política invocando una vez más la imposibilidad de asumir la dependencia en los años futuros. Sin embargo, como para las jubilaciones, y la Seguridad Social en su conjunto, el problema es exclusivamente el del reparto de las riquezas. El salario socializado que permite satisfacer las necesidades ligadas a la enfermedad, a la maternidad, a las cargas familiares, al paro, a la invalidez, a la jubilación, debe estar en la base de financiación para la dependencia. Es esta exigencia la que debemos oponer a los seguros y los fondos de pensiones privados. La dependencia va a servir para el poder de "caballo de Troya" a fin de poner en dificultades de forma definitiva a la Seguridad Social. Es el comienzo o, más bien, la continuación de la privatización de su privatización, bajo cobertura de una “concertación nacional sobre la protección social”, incluyendo a la dependencia.

Sobre todo esto, como hemos hecho con las jubilaciones, ¡resistamos y respondamos conjuntamente!

2/12/2010
http://www.npa2009.org/content/fillon-iii%E2%80%89-la-rigueur

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR.



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons