Grabar en formato PDF
NPA
Un congreso para constatar un bloqueo
17/02/2011 | Stéphane Alliès (Mediapart)

"A veces, los congresos interesan sobre todo a quienes se empeñan en decirse y repetirse que no están de acuerdo. Pues bueno, éste es el caso". Con las manos en los bolsillos, y a la puerta de la gran sala de plenarios que habrá frecuentado poco, Olivier Besancenot se toma las cosas con filosofía y aparentando tranquilidad, esta tarde noche del sábado, en medio de un primer congreso que ve a su partido enfrentarse con su primer bloqueo interno de importancia. Este fin de semana en Montreuil, el NPA no ha sabido, como se temía, superar sus divisiones. Y a la salida, cuando la reunión congresual había ya sido dos veces retrasada desde el pasado noviembre, se sabe tanto como al comienzo de la semana, es decir, poco.

"No es un congreso de revolución, sino de consolidación. Es preciso que esto pase, pero lo esencial es verdaderamente volverse hacia el exterior. Desde hace dos años, los sectores luchadores, activos, se están organizando, y nosotros chocamos con nuestros límites organizativos. La sangre nueva sigue en retirada, y seguirá así si permanecemos obnubilados por el debate interno", confía Besancenot.

Sin mayoría, el NPA está este domingo por la noche dividido entre tres corrientes. De un lado, una mayoría que proviene de la dirección saliente (la "P1" por "Posición 1"), alrededor del 42%, muy dividida en su seno. De la otra, dos minorías cercanas al 30%: una "identitaria" (la "P2") y "revolucionaria", la otra "unitaria" en favor de discusiones con el Frente de Izquierdas (la "P3"). Poco antes, Pierre-François Grond, miembro de la dirección saliente hoy sólo con mayoría relativa, suspiraba con ironía: "Este congreso, habría que haberlo suprimido. Felizmente que ha habido lo de Túnez y Egipto para volvernos a dar perspectivas..." Pero el éxito del mitin de solidaridad con la ribera sur del Mediterráneo, organizado el viernes por la tarde, y la calidad conservada de Olivier Besancenot en la tribuna, no han bastado para ocultar las tensiones entre los anticapitalistas.

En efecto, al margen de la solidaridad con las luchas árabes y sus efectos en Francia, raros han sido los puntos de acuerdo en un partido fundado a bombo y platillo hace dos años, y que ha perdido desde entonces cerca de un tercio de sus miembros (hoy estimados entre 4.500 y 6.000). Y como se temía, el debate sobre el laicismo y el feminismo (emprendido con el asunto del “pañuelo” de una candidata en las últimas elecciones regionales) ha hecho devanarse los sesos y ha opuesto los puntos de vista de las diversas tradiciones y culturas del partido, proveniente de la ex-LCR, y al que se sumaron otras militancias sindicales y de los barrios populares.

¿Ausencia de 
mayoría, abandonos y Besancenot candidato?


A quienes les gusta glosar sobre el "cerrojo trotskista" del NPA les va a costar entenderlo. Hoy, el nuevo partido anticapitalista no tiene ya línea mayoritaria, y las tres posiciones más importantes que lo componen (la "P1", la "P2" y la "P3") han campado cada cual con sus orientaciones todo el fin de semana; aunque ha sido finalmente elegida una dirección proporcional a los votos obtenidos por cada posición, ningún consenso ha podido emerger. "Se ha repetido la forma de hacer de la Liga, lamenta Fred Borras, un miembro de la dirección saliente. Seguro que es democrático, pero no deja de mostrar ciertos límites".

Al final, cada una de las posiciones ha lanzado su propio "llamamiento", incluso si ha habido mociones que han recogido amplia mayoría, sobre "Egipto y Túnez" o sobre "las respuestas a la crisis". Ningún acuerdo pues sobre la estrategia de cara a las elecciones de 2012, ni a favor del Frente de Izquierdas y de Jean-Luc Melenchon, ni hacia una candidatura social de reagrupamiento. "Hay que ser lúcido, una candidatura social fuera de la del NPA, es algo que no existe, estima Gaël, uno de los representantes de la ‘P2’. No hay hoy un Elie Domota [dirigente de las luchas que tuvieron lugar en Guadalupe en el año 2009] o un Charles Piaget [dirigente de la lucha de la fábrica de relojes Lip en 1973. Fue candidato presidencial de un conjunto de organizaciones de la izquierda “alternativa en 1974]…".

En su opinión, "está bien que el debate sea vivo y que una dirección pueda quedar en minoría. Yo, que vengo del PCF, puedo deciros que eso es algo valioso. Es un hecho que no hay acuerdo sobre la estrategia de alianzas electorales. Pero lo esencial, es que tenemos todos la misma interpretación del proceso revolucionario, que ha conocido un nuevo aliento recientemente".

Inconveniente de este bloqueo, las impaciencias amenazan cada vez más. El partido sigue sin tener nuevo portavoz (incluso si una comisión sigue reflexionando sobre este compromiso anunciado… cuando la creación del NPA). Y han sido anunciados nuevos abandonos de la organización entre los representantes de la "P3" miembros del Consejo Político Nacional CPN (el “parlamento” del NPA), dos acercándose al Partido de Izquierdas (PG) de Mélenchon (como la militante “antiprecariedad” Leïla Chaibi), otros cinco o seis deseando unirse a lo que sería la "cuarta fuerza" del Frente de Izquierdas (alrededor en particular de la corriente Fase de Clementine Autain), al lado del PCF, del PG y de Izquierda Unitaria (corriente constituida por antiguos minoritarios de la LCR). Otros se han quedado pero, disgustados, han decidido no seguir participando en el CPN, como Omar Slauti, antiguo cabeza de lista en las europeas en Île-de France, y del que por un tiempo se pensó que podía convertirse en el portavoz del NPA.

Sin embargo, si se cree a varios responsables del NPA tras el mitin egipto-tunecino del viernes, se puede retener una enseñanza de este congreso: Besancenot no ha estado nunca tan cercano a una nueva candidatura para las presidenciales. "Cuando se es tan bueno en la tribuna, envía indirectamente un signo para 2012", quiere creer Pierre-François Grond. En lugar de una decisión tomada por el interesado, tanto los cercanos a "Olivier" como los "históricos" de la LCR parecen más bien querer impulsar la profecía que se autorrealiza. Dicho en claro: el portavoz actual del NPA no tiene otra opción que ser de nuevo candidato, tras 2002 y 2007, si quiere salvar la unidad de su partido y darle perspectivas.

"Buzz", como algunos le denominan en el NPA, se contenta por el momento con afirmar que hará "oír su voz" en el debate para 2012, pero se anima mucho más con "las campañas internacionalistas que hay que llevar a cabo desde mañana, por ejemplo contra las empresas cómplices de las dictaduras del otro lado del Mediterráneo, tipo Orange o Carrefour, o contra las ayudas policiales del estado francés a las policías autoritarias… En este momento, y disfruto de este hermoso empuje de la historia, ¡es el mundo árabe el que nos muestra el camino!".

Pero por el momento, el "aliento árabe" no logra limar las divisiones internas encontradas por el anticapitalismo sobre su implantación en los barrios populares, y los debates que no ha dejado de provocar de nuevo, sobre las cuestiones del laicismo y feminidad.


"¡Algunos aquí usan las mismas palabras que Finkielkraut o Bernard Henry Lévi (BHL)!"


Como se temía, la cuestión del laicismo y del feminismo ha puesto el partido al borde de la explosión, un año después del "debate del pañuelo" y de la candidata Ilham Mussaid en las regionales y dos meses después de la dimisión colectiva del "comité barrio popular" del NPA de Avignon [del que formaba parte Ilham] (noticia revelada por Mediapart). Encima, el voto militante sobre el asunto "incomprensible desde el exterior, pero también desde el interior", según las propias palabras de Besancenot, ha dado lugar a una enorme disputa sobre la interpretación de sus resultados.

En efecto, los resultados parecían ser interpretados por cada uno de los protagonistas como una victoria de su propio campo. Hay que decir que se enfrentaban tres posiciones: la de las "feministas intransigentes" alrededor de los históricos de la LCR y sus herederos; la de los "marselleses", compuesta de cinco mociones, que planteaban un compromiso en los barrios que no rechazara las mujeres con velo (así como lo hacen hoy en las Bouches-du-Rhône), finalmente la del comité de Avignon que defiende la puesta en primer plano de la lucha contra la islamofobia, pero que no fue defendida en los debates internos, debido a la dimisíón de su representantes. Aunque el punto de vista "feminista sin concesiones" ha logrado una mayoría de los votos (55,4%) el de los "marselleses", por otra parte enmendada por una corriente "neofeminista" más abierta sobre el laicismo, ha logrado el 75,8% de los votos, mientras que "el texto avignonés" no recogía más que el 27,7% de los votos.

Punto principal de discordia: la posibilidad de ser candidata por el NPA para una mujer con “pañuelo”, cuando la posibilidad de ser creyente y militante del NPA ha sido reconocida por todos, y las condiciones de aceptación por la dirección del partido en caso de "candidatura que plantee problemas" (sea una mayoría simple del CPN o sea un voto por 2/3).

Resultado: un lío insoluble, y el sentimiento de un debate sin posibilidades de ser zanjado. El sábado por la mañana en la tribuna, Adil se ha pasado en sus afirmaciones, dando el tono de la intensidad de las tensiones que siguen incubadas en el debate. Educador en Istres, ha defendido en el micro "la posición de Avignon", aunque defiende el texto de los "marselleses". Al micro, ha agitado a la asistencia, sin cortarse un pelo:

"¡Hay un integrismo laicista de baja estofa en el partido que me agobia! (…) Algunos aquí utilizan las mismas palabras que Finkielkraut o BHL! (…) Estoy quizá ciego, no tengo quizá vuestro gran espíritu (…) pero ¿creéis que en Túnez o en Palestina, no tienen convicciones religiosas? Es muy bonito aplaudir la revolución en Egipto con una camiseta Che Guevara, pero la realidad es que somos incapaces de abrir este partido. Tranquilos, me gusta más militar con un militante de Emaus que con una especie de saudita (…) y el límite para mí es ver el rostro de la persona con la que hablo (…) Pero, ¿creéis francamente que somos suficientes para luchar contra el capitalismo hoy?".

"Esperar que este debate se supere por sí mismo…"

La mañana de discusiones en comisión, el sábado, ha mostrado la amplitud del peso y la continuidad de un debate interminable sobre la cuestión del pañuelo, o las opiniones que no parecen poder evolucionar un milímetro. Símbolo de la divergencia, una mujer de una sesentena de años explicando que "en la independencia de Argelia, las mujeres podían al fin quitarse el pañuelo", respondiendo a un joven que recordaba que "para algunas mujeres tunecinas, la caída de Ben Ali ha permitido reencontrar la libertad de llevar el pañuelo, lo que no les ha impedido manifestarse al lado de mujeres con minifalda".

Para Nicolas Johsua, uno de los responsables "marselleses", "Egipto y Túnez están solucionando el problema. Se ha visto aquí: los musulmanes integristas de la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia (UOIF), se han quedado en su casa al comienzo de las movilizaciones de apoyo, luego han venido de forma discreta. Por tanto hay que esperar que este debate se supere por sí mismo…".

A la llegada, ha sido sometido un texto de consenso, reconociendo el carácter diverso según los contextos que puede revestir el uso del pañuelo, pero señalando sin embargo la divergencia casi insuperable sobre la posibilidad de una representación electoral del NPA por una mujer que lleve el pañuelo. Después de que la dirección (entre la cual se encuentran las responsables "feministas históricas") se haya encontrado en minoría el domingo en un debate a puerta cerrada descrito como "tumultuoso" por varios participantes, un acuerdo ha sido finalmente encontrado… para que sean los militantes los que decidan de nuevo.

Una "conferencia nacional" (especie de referéndum militante) será convocada próximamente para decidir más claramente puntos que no consiguen aún lograr consenso (la representación y las prerrogativas del CPN para zanjar el debate). "Es muy complicado y sigue siendo doloroso entre nosotros, pero sin embargo hay que reconocer que avanza. Hace dos años, nunca hubiera creído que podría realizarse este debate en la LCR", juzga una partidaria de un laicismo abierto en el seno del NPA.

Signo suplementario de la apertura a los barrios populares en el tumulto de un fin de congreso conflictivo, el voto por los delegados de una moción que permita el diálogo local con el Partido de los Indígenas de la República y el Foro Social de los barrios populares, y la posibilidad, según el modelo de las "reuniones no mixtas" en la "comisión mujer", de reunirse entre habitantes de los citados barrios en el seno de la "comisión barrio popular". "Sin los profesores y quienes dan lecciones sin frecuentar concretamente la realidad de las barriadas, explica Fahima Laidudi, militante tulonesa del NPA. Esto va a permitir reencontrarnos entre nosotros cuando se nota condescendencia. Es una buena señal enviada por el congreso, pues había a veces un poco hartazgo de encontrarse en un marco en el que se reviven los mismos reflejos contra los que se lucha fuera del partido".

Podría parecer ya muerto, pero el NPA sigue moviéndose.

14/02/2011

www.mediapart.fr

Traducción: Alberto Nadal para VIENTO SUR






Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
Zamora. 24 de enero de 2018, 19:30h
Zamora. Miércoles, 24 de enero de 2018. 19:30 h Repensar la Revolución — Jaime Pastor /Editor de viento sur
Museo Etnográfico Entrada calle del Corral Pintado
Actos
Madrid. 29 de enero de 2018, 19:30h
Zamora. Lunes, 29 de enero de 2018. 19:30 h Los nombres de la memoria — Jorge Fernández Guerra, Antonio Ferrer, Antonio Crespo Massieu, Carmen Ochoa
Auditorio del Centro Cultural Galileo, C/Galileo, 39











Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons