aA+
aA-
Grabar en formato PDF
El caso Strauss-Kahn
Los dos errores del Partido Socialista
17/05/2011 | François Bonnet (Mediapart)

El caso DSK no concierne sólo a la persona privada Dominique Strauss-Kahn. Podría no ser mas que un suceso sórdido: una personalidad acusada de agresión sexual, de tentativa de violación y de secuestro; un hombre de 62 años acusado de haber violentado a una mujer joven, de 32 años, en la suite de un hotel de lujo y que debe responder de sus actos ante el tribunal penal de Nueva York /1. Pero todo el mundo ha comprendido que este suceso es un acontecimiento político mayor que va a obligar al Partido Socialista (PS), pero también a muchos otros actores, a revisar a fondo tanto sus compromisos como sus reglas.
El asombro que parece haber atrapado al país ante a las imágenes de un Dominique Strauss-Kahn compareciente ante el tribunal de Nueva York, entre pequeños delincuentes y traficantes de droga, debe también funcionar como un brutal llamamiento a la realidad.
Sí, uno de los hombres más influyentes, más poderosos, más populares del planeta debe responder de su conducta como un ciudadano ordinario. Es una buena noticia, incluso si nuestro país se ha acostumbrado, cansado de luchar, a considerar -a veces equivocadamente- que la impunidad era un privilegio debido a los poderosos.
Esto puede ser vivido como "una pesadilla " [Pierre Moscovici, PS, aspirante a candidato a la presidencia], "una crueldad " [Elisabeth Guigou, PS, ex-ministra de Justicia], "una tragedia griega mezclada con serie americana " [François Bayrou, Unión para la Democracia Francesa, UDF, partido de “centro”]. Pero la violencia simbólica de esas imágenes de un DSK esposado y hundido no es sino el eco de la violencia física, bien real ésta, que constituye una tentativa de violación. Y la denuncia del fiscal, en su formulación brutal, deja entrever lo que podría haber sido esa violencia. Sí, hay un acusado presunto inocente, nadie duda de ello. Pero sí, hay una mujer presunta víctima y nadie puede olvidarlo.

El Partido Socialista, cuyos dirigentes se reúnen el martes 17 de forma extraordinaria, ha cometido ya dos errores graves de apreciación en cuanto al alcance y a las consecuencias de este asunto. Años de amistad, de compadreo o de intereses compartidos permiten entenderlos, pero no banalizarlos porque plantean de forma indirecta graves preguntas sobre en qué se ha convertido el primer partido de la oposición.
1.- El primer error proviene del entorno más cercano a Dominique Strauss-Kahn. Consiste en una defensa ciega y sin distancias del inculpado, con el riesgo de hacer crecer el malestar. Relativizar la acusación, alimentar escenarios conspiradores, negar en bloque o afirmar ex-abrupto que hay "numerosas contradicciones en el dossier" dejando subentender ya que va a caer en pedazos ("Dominique estará pronto entre nosotros ", según Jean-Christophe Cambadélis [ex-dirigente de la secta “trotskista-lambertista "], no es ciertamente la mejor estrategia para marcar su apoyo al hombre Dominique Strauss-Kahn.

Pregunta devastadora sobre los años pasados

Pues esta negación brutal, también alimentada de un extraño retrato que nos describe una vez más a un Dominique Strauss-Kahn "seductor", "libertino", "amante de las mujeres", corre el riesgo de provocar interrogantes terribles sobre los años pasados. El patrón del FMI está hoy acusado, según el vocabulario del crimen, de ser un "predador sexual". Sus allegados decían hasta ahora "seductor". ¿Se trataba de un eufemismo para ocultar una realidad completamente diferente? La pregunta es devastadora pero no dejará desgraciadamente de plantearse.
Lo es ya, y desde el domingo por la noche, cuando la madre de Tristane Banon (por otra parte cargo público socialista y amiga de la familia Strauss-Kahn) ha explicado que había desaconsejado a su hija, una periodista convertida en escritora, denunciar a Dominique Strauss-Kahn por una tentativa de violación que habría ocurrido en 2002. Esta madre, Anne Mansouret, consejera general y regional socialista, dice hoy lamentar su actitud y añade, a propósito de DSK: "Tiene un verdadero problema: una adicción al sexo, como otros tienen problemas con el alcohol, la droga o el juego ". Algunos se indignan de esta historia repentinamente resurgida (ver Bernard-Henry Lévy /2) pero eso es olvidar que si la duración de la prescripción ha sido fijada en diez años para tales hechos es precisamente por la dificultad de las víctimas para demandar una reparación en tales asuntos.

La pregunta está también planteada a la prensa sobre sus eventuales faltas al deber de informar, sobre sus silencios o -ahí también- sus eufemismos en la descripción de un hombre público. Que el respeto a la vida privada deba ser radicalmente defendido es una evidencia; se trata de la libertad de todos nosotros. Pero ese respeto se detiene allí donde empieza la violación de la ley: el tabú legítimo de la vida privada no debiera ocultar los crímenes o delitos. Ahora bien, desde hace años, numerosos periodistas han descrito mediante prudentes elipsis la vida de Dominique Strauss-Kahn: ¿han faltado a la que es una de sus misiones, el deber de alertar?
El periodista Christophe Deloire, autor del libro Sexus Politicus, lo piensa y lo explica (ver una tribuna titulada "L´étrange omerta des médias sur le cas DSK " /3). En 2008, tomando el relevo a la alerta de Jean Quatremer de Libération, Mediapart había planteado la pregunta política central, en el cruce de las pasiones privadas y de las virtudes públicas: ¿no era correr un riesgo político inaudito promover en un mundo de cultura anglosajona a un responsable conocido por esta "adicción al sexo " descrita por la madre de Tristane Banon (leer el artículo de Philippe Riès /4)?

2.- El segundo error es directamente político y viene de la dirección del Partido Socialista. "El partido no está ni debilitado, ni decapitado ", ha resumido contra toda evidencia su número 2, Harlem Désir [ex-portavoz del movimiento anti-racista de los años 80 “Touche pas mon pôte”]. Martine Aubry [primera secretaria, equivalente a secretaria general del PS] está este martes por la tarde en Burdeos "para entrar en contacto con los franceses ". Benoît Hamon, portavoz, ha repetido que nada cambiaría en el calendario y la organización de las primarias, el ejercicio cada vez más barroco de selección del candidato socialista a la elección presidencial.
Se puede fácilmente comprender que un partido tetanizado se agarre a algunos automatismos de pensamiento cuando un inmenso abismo se abre bajo sus pies. Pero ahí también, la estrategia de negación frente a la irrupción de una nueva realidad es la garantía de la derrota.
Porque la eliminación de facto de Dominique Strauss-Kahn de la competición presidencial derriba todas las frágiles construcciones hechas por el PS desde 2008. Constatar que DSK está eliminado no prejuzga en nada su eventual culpabilidad: simplemente, el calendario judicial, que promete alargarse por meses, le impide un proceso político que comienza el 28 de junio (comienzo de presentación de las candidaturas). Aún más, el Partido Socialista va a tener que vivir durante meses con un asunto paralelo, el de Dominique Strauss-Kahn, y con un proceso previsible que podría celebrarse a finales del año o a comienzos de 2012, según varios juristas.
"Es un asunto privado, no un asunto político y pongo en guardia a la derecha contra toda tentativa de explotar este asunto privado ", quiere creer Harlem Désir. "El Partido Socialista continúa trabajando cerca de los franceses como lo hace desde hace tres años ", asegura Martine Aubry que quiere "mantener una dirección y estar donde los franceses nos esperan " .

Las “construcciones fantasmas” edificadas desde 2008

Esta línea podría ser defendible si el primer impacto político del caso Strauss-Kahn no fuera la destrucción de las “construcciones fantasmas” cuidadosamente edificadas por la dirección del PS desde el congreso de Reims. Todo, desde hace tres años, ha sido hecho considerando una burbuja de sondeos y arrebatos de editorialistas aliados al patrón del FMI presentando como indispensable la candidatura de Dominique Strauss-Kahn. Martine Aubry quiere alabar el trabajo realizado desde hace tres años: partido en orden, partido apaciguado, programa y procedimiento de elección del candidato. Pero esa es una ilusión óptica hábilmente construida si se tiene en cuenta que era otra película la programada, la que debía llevar a DSK al Eliseo.

Como hemos explicado ya (leer el artículo de Lénaïg Bredoux y Stéphane Alliès /5), la dirección del PS apoyada por los fabiusianos [partidarios de Laurent Fabius, dirigente del PS] y los strauss-kahnianos no habrán dejado de no molestar la entrada en escena del antiguo ministro de Finanzas. Fue primero la defensa en regla de su decisión de ser nombrado para el Fondo Monetario Internacional con el apoyo de Nicolas Sarkozy. Fue luego la defensa de la política realizada por esa institución, política sin embargo fuertemente cuestionada. Fue también la decisión de un calendario tardío de primarias conforme a los deseos del interesado. Igualmente la elaboración de un programa de consenso (los militantes lo están discutiendo en la actualidad), que dejaba el paso absolutamente libre al futuro candidato.
Y está finalmente, descrito bajo la apelación de "Pacto de Marrakech", el compromiso adquirido por Martine Aubry y Dominique Strauss-Kahn de no presentarse uno contra el otro, lo que era de hecho para la primera secretaria ratificar una candidatura DSK.

Es este dispositivo el que hoy se ha caído y el que amenaza con arrastrar por los suelos al PS. Desde hace tres años, completamente ocupados en mantener o reforzar estos equilibrios, los dirigentes socialistas se han dispensado de una verdadera tarea de reconstrucción de la izquierda gravemente herida por el 21 de abril de 2002 y desbordada por la presidencia sarkozysta.
Su incapacidad para defender dinámicas sociales (en la reforma de las jubilaciones, por ejemplo), para contener al partido de izquierdas de Jean-Luc Mélenchon, para construir alianzas con los ecologistas y las demás fuerzas de izquierda; su timidez programática cuando la socialdemocracia es algo a reinventar; su apología del localismo que hace de la gestión de una ciudad o de un consejo general un nuevo horizonte… Dominique Strauss-Kahn debía hacer olvidar todos esos callejones sin salida y escapatorias en un blitzkrieg que eliminara a Nicolas Sarkozy.

Ahora está eliminado, políticamente. El PS puede ya temer serlo también con él. Salvo que tome la iniciativa que cambie totalmente la situación y se vuelva hacia sus socios naturales para reconstruir con urgencia. Las primarias, paradójicamente, pueden aún ser una ocasión para ello. Estrechas, resumidas a una nueva guerra interna entre una multitud de candidatos de las viejas escuderías, debilitarán un poco más aún a ese partido. Abiertas, repensadas y reorganizadas, pueden ser la ocasión para ese partido de llamar a la ayuda a la sociedad y las demás fuerzas de izquierdas. Pues sin ellas, sin una dinámica unitaria y sin una removilización ciudadana, el PS y, con él, la izquierda entera corren el riesgo de dejar a Nicolas Sarkozy y a Marine Le Pen dirigir la campaña de 2012, imponerle sus temas y sus calendarios, sus obsesiones y sus parentelas.
El asunto Straus-Kahn es la última alerta para un PS que no ha sabido, hasta ahora, aceptar el desafío del sarkozysmo. Si no lo entienden, sus dirigentes tendrán una grave responsabilidad en el fracaso de la izquierda y el declive de Francia.

17/05/2011

Notas

1/ http://www.mediapart.fr/journal/international/160511/dsk-nie-vigoureusement-et-sera-entendu-lundi. Lectura completa sólo para suscriptores.

2/ http://www.bernard-henri-levy.com/defense-de-dominique-strauss-kahn-18909.html

3/ http://abonnes.lemonde.fr/idees/article/2011/05/16/l-etrange-omerta-des-medias-sur-le-cas-dsk_1522552_3232.html. Lectura completa sólo para suscriptores.

4/ http://www.mediapart.fr/journal/economie/181008/affaire-dsk-au-fmi-un-risque-pris-au-sommet-de-l-etat. Lectura completa sólo para suscriptores.

5/ http://www.mediapart.fr/journal/france/150511/le-ps-sonne-par-linculpation-de-dsk. Lectura completa sólo para suscriptores.


http://www.mediapart.fr/journal/france/170511/affaire-strauss-kahn-les-deux-erreurs-du-ps

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

Las frases entre corchetes son notas del traductor







Agenda
foro viento sur
Madrid. 20 de junio de 2018, 19:00h
Madrid. Miércoles, 20 de junio de 2018. 19h El gobierno de Pedro Sánchez: nuevo ciclo, viejos retos -Alejandra Jacinto Uranga, Jaime Pastor, Montserrat Galcerán, Antonio G. Santesmases
Traficantes de Sueños C/Duque de Alba, 13











Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons