Grabar en formato PDF
Francia
Sindicatos y economistas piden un “verdadero debate público” sobre la deuda francesa
26/10/2011 | Ludovic Lamant (Mediapart)

Cuando la agencia Moody´s amenaza con degradar la nota “triple A” de Francia, asociaciones y organizaciones sindicales lanzan este miércoles un Llamamiento para una auditoría ciudadana de la deuda pública /1, publicado en exclusividad por Mediapart, para acabar con los “discursos culpabilizadores” sobre el endeudamiento. “Rechazamos que estas cuestiones sean evacuadas o tratadas a nuestras espaldas por los expertos oficiales bajo influencia de los lobbis económicos y financieros. Queremos responder nosotros mismos, en el marco de un amplio debate democrático que decidirá sobre nuestro futuro común”, se lee en el texto, planteado por un colectivo constituido por una quincena de estructuras (CGT, FSU, Attac-Francia, Fundación Copernic, Liga de los Derechos Humanos, etc.).

Entre los primeros firmantes del llamamiento, figuran economistas “aterrados” /2 (André Orléan, Philippe Askénazy, Fréderic Lordon, …), filósofos y sociólogos (Etienne Balibar, Alain Caillé, Dominique Méda...) o personalidades como Stéphane Hessel y Ariane Mnouchkine. Está también apoyado por el Partido de Izquierdas, el Partido Comunista y el NPA.

El proyecto consiste en pasar revista a los estratos de la deuda francesa, acumulada desde hace decenios, “para no dejar a las autoridades el discurso sobre la deuda”, insiste Frédéric Lemaire, de la asociación Attac. Con unos 1.600 millardos de euros, la deuda francesa supera el 85% del PIB. Es el país con “triple A” cuyas cuentas públicas están más degradadas.

Este colectivo se inspira en una práctica, la auditoría de la deuda, ya puesta a prueba en varios países estos últimos años. La experiencia más espectacular se refiere a Ecuador. Su presidente, Rafael Correa, puso en pie, en 2007, una “comisión de auditoría”, concluyendo en la “ilegitimidad” de una parte de la deuda ecuatoriana.

A la lectura de las conclusiones de la comisión, Correa decidió suspender alrededor del 40% de las devoluciones de su deuda /3.

La comisión ecuatoriana había identificado franjas de deudas “ilegales” (cuando el contrato firmado es juzgado contrario al derecho, nacional o internacional), “odiosas” (cuando el gobierno que las ha contratado, en su momento, no era democrático) o también “ilegítimas” (por ejemplo cuando se va en auxilio, sin condiciones, de bancos privados).

De forma más confidencial, experiencias de “auditoría ciudadana” de la deuda están en curso en Brasil /4, pero también en Grecia y en Irlanda /5, desde la primavera de 2011, y en España desde octubre /6. La dinámica debería igualmente emprenderse en Portugal en diciembre. Esos colectivos no comprometen en absoluto al ejecutivo de su país, y las posibilidades de ver al gobierno asumir sus conclusiones son mínimas. “Se trata ante todo de lanzar un debate público, sin prejuzgar sobre la salida del debate”, explica Frédéric Lemaire.

En Grecia, algunos préstamos, contratados durante la dictadura de los coroneles, podrían ser puestos en cuestión. Y la legitimidad de una parte de la deuda griega, que fue maquillada, durante los años 2000, con la ayuda de Goldman Sachs, podría también ser objeto de debate. En Irlanda, los debates se han concentrado en el coste exorbitante del salvamento de los bancos en 2008.

En Francia, la cuestión de la “legitimidad” de la deuda no es tan evidente, y el colectivo que ha tomado la iniciativa del llamamiento se guarda mucho de ir tan lejos, por el momento. Se contenta con llamar a un debate público. Algunos firmantes del llamamiento abogan sin embargo por la anulación de franjas de la deuda francesa, que juzgan “ilegítimas”. “En Europa hoy, la deuda no es “odiosa”, en el sentido en que lo ha podido ser en los países en desarrollo, cuando había sido contratada por dictaduras. Pero sin embargo no es legítima”, subraya Cédric Durand, profesor en la Universidad París-13.

“La explosión de la deuda pública en Europa es la consecuencia inmediata, en proporciones variables según los países, de los planes de salvamento del sistema bancario y de relanzamiento de la actividad en 2008-2009, pero sobre todo de las pérdidas de ingresos ligadas a la crisis. Una crisis cuyo lugar de desencadenamiento, cuando no la fuente verdadera, es la esfera financiera. En el caso de Francia, la deuda pasó así del 63,7% del PIB a fines de 2007, al 86,2% en junio de 2011”, prosigue.

Los partidarios de una anulación de bloques de la deuda francesa identifican de hecho dos zonas grises que hay que examinar de cerca: los planes de salvamento de los bancos en 2008 y las ventajas fiscales concedidas a las familias más acomodadas y a las empresas, en tiempos de crisis (“una fiscalidad violentamente no redistributiva”, dice Cédric Durand).

Llegar a un primer cifrado de estos dos estratos podría ser uno de los objetivos, a corto plazo, de estos “comités locales”, que deberían ponerse en pie en Francia en las próximas semanas, tras la iniciativa del Llamamiento.


Notas


1/ http://blogs.mediapart.fr/edition/les-invites-de-mediapart/article/261011/appel-pour-un-audit-citoyen-de-la-dette-publiqu

2/ http://atterres.org/

3/ http://www.mediapart.fr/journal/economie/050511/crise-de-la-dette-lexemple-de-lequateur-peut-il-servir-en-europe

4/ http://www.france.attac.org/articles/le-tribunal-de-la-dette-ext%C3%A9rieure

5/ http://www.debtireland.org/news/2011/09/14/debt-audit-gives-people-clear-picture-of-irelands/

6/ http://www.quiendebeaquien.org/spip.php?page=sommaire

El llamamiento se puede leer íntegramente en http://blogs.mediapart.fr/edition/les-invites-de-mediapart/article/261011/appel-pour-un-audit-citoyen-de-la-dette-publiqu


26/10/2011

http://www.mediapart.fr/journal/france/261011/syndicats-et-economistes-demandent-un-vrai-debat-public-sur-la-dette-francaise?page_article=2


Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons