aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Francia
2012: por una primavera de los barrios populares
28/10/2011 | Llamamiento de militantes y personalidades de izquierda

Seis años después del comienzo de las revueltas que siguieron a la muerte de Zyad y de Bouna, el 27 de octubre de 2005 en Clichy-sous-Bois, un amplio “reagrupamiento de militantes y de personalidades de izquierda, de asociaciones de los barrios, de organizaciones políticas o sindicales antirracistas y anticolonialistas”, quiere “ayudar a la acción y la expresión de las poblaciones excluídas”.

Hacemos público este ’Llamamiento a una primavera de los barrios populares’ este 27 de octubre, fecha de la conmemoración de la muerte de Zyad y de Bouna en Clichy-sous-Bois que marcó el comienzo de las revueltas de 2005. Nuestra preocupación es amplificar y compartir lo que, desde lo local a lo nacional, expresa la legitimidad de estas revueltas atacando a la vez sus causas profundas: las políticas de un sistema en crisis, que intentan romper todo marco de resistencia colectiva y solidaria, particularmente dividiendo sobre bases islamofobas y xenófobas para mantenerse


Con este objetivo de reunir fuerzas dispersas para preparar conjuntamente una Primavera de la Dignidad de los Barrios Populares en 2012, apoyamos el Foro Social de los Barrios Populares (FSBP) y la Conferencia de las Luchas de la Inmigración, que se celebrarán de forma coordinada, respectivamente en St Denis los días 12 y 12 y en Créteil los días 25-26 y 27 de noviembre, así como todas las iniciativas ancladas en la realidad de los barrios y que aspiran a la convergencia de las luchas.




Todos y todas lo sabemos... quienes viven en los barrios populares, las mujeres y los hombres, salidos de la inmigración o no, a menudo musulmanes, negros o gitanos, están sometidos a la segregación, al paro, al racismo, y al control que hace la policía por el aspecto de la gente -y no encuentran en las instituciones y la vida política ningún medio para expresar sus expectativas y aspiraciones. Las opresiones y las resistencias que se tejen en las barriadas, están tratadas en términos de problemas de seguridad o de reactivación de la “identidad nacional” - estando los musulmanes de hoy cada vez más estigmatizados, como los judíos de ayer. ¿Qué periodista, qué discurso político, querrán asumir con energía estas cuestiones y denunciar la islamofobia en los platós de la televisión, hacer el balance de todas las leyes represivas contra la inmigración? ¿Quién confrontará las lecturas sectarias del laicismo y sus proyectos liberticidas con la experiencia cotidiana de sus víctimas y a los fundamentos jurídicos de los derechos? Si la necesidad de combatir el racismo es evocada, para contrarrestar a Marine Le Pen o a Nicolas Sarkozy, nada se hace para que la lucha contra la segregación urbana, las discriminaciones raciales y la precariedad, sea un eje fundamental de respuesta a las exigencias defendidas por las revueltas de 2005 en los barrios populares.



La miseria y las desigualdades se amplían con las crisis financieras y los pseudoplanes de “rescate” que destruyen a su paso empleos y conquistas sociales; los estados rescatan a los bancos pero quieren suprimir los servicios públicos y hacer a las poblaciones culpables y responsables de la crisis; el foso entre las minorías privilegiadas y la gran masa de la población cada vez más precarizada no hace más que aumentar, mientras las potencias imperiales prosiguen su despliegue militar, sembrando en todas partes la desolación y la guerra.



Por nuestra parte, sacando nuestra energía y nuestra inspiración de la revuelta de los barrios en 2005, de las luchas por la igualdad real, del impulso revolucionario de los pueblos del mundo árabe y la lucha del pueblo palestino por sus derechos, de las movilizaciones ejemplares en África, en Mayotte y las de los “Indignados” de Grecia a los Estados Unidos, de España a Chile, nos negamos a imaginar el futuro solo bajo la forma de una derecha liberal, que solo piensa en la seguridad y racista, o bajo la de una izquierda gestora del orden admitido. Estamos convencidos de que existen alternativas al desastre. Todo un mundo de opresión se hunde ante nuestros ojos, un mundo que reclama soluciones radicales que deben imponerse en los debates y acompañar las próximas elecciones presidenciales.


Somos un reagrupamiento de militantes y de personalidades de izquierda, de asociaciones de los barrios, de organizaciones políticas o sindicales antirracistas y anticolonialistas, determinadas a forzar el debate particularmente durante la campaña presidencial. Queremos ayudar a la acción y la expresión de las poblaciones excluidas de tales debates, mujeres y hombres, y defender cuatro preocupaciones:



– Contra el racismo, en primer lugar el racismo de estado, la islamofobia, la sobreexplotación, el acoso y la expulsión de los sin papeles; contra las desigualdades, la segregación urbana, reivindicándonos de derechos igualitarios.
Contra las violencias institucionales de la policía, de la justicia y, desde la escuela a la Oficina de Empleo, a favor de la invención de instituciones democráticas al servicio de todos y todas;
Contra las políticas liberales portadoras de la crisis económica, en defensa de los derechos sociales fundamentales;
Contra las relaciones de dominación internacionales y neocoloniales en particular en Palestina y en Africa o en los DOM-TOM (Departamentos de Ultramar-Territorios de Ultramar), en apoyo a las exigencias defendidas por los procesos revolucionarios en curso.


 Esta dinámica comenzará el 27 de octubre, día del aniversario de la revuelta de 2005.



El documento se puede firmar en https://docs.google.com/spreadsheet/viewform?hl=fr&formkey=dGtWUmQ5c2lPMGNJbnJUV1NXSmtPRnc6MQ#gid=0

http://blogs.mediapart.fr/edition/les-invites-de-mediapart/article/271011/2012-pour-un-printemps-des-quartiers-populaires

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR





Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons