Grabar en formato PDF
Francia
Reindustrialización: esos obreros que apuestan por la ecología para preservar su industria
21/04/2012 | Sophie Chapelle

Industria, ecología y sindicalismo pueden hacer buenas migas. ¿La prueba? Frente a las amenazas de cierre, se multiplican los proyectos alternativos defendidos por asalariados de fábricas: metalúrgicos lorenos de Florage, obreros provenzales de Fralib o asalariados normandos de Petroplus. Estos “sindicalistas emprendedores” han sido recibidos por el candidato del Frente de Izquierdas, Jean-Luc Mélenchon, para presentar sus proyectos. Lejos de los clichés y de las estigmatizaciones de que son objeto los sindicatos por el presidente saliente.

“La reindustrialización es algo con lo que todo el mundo se llena la boca en las presidenciales. Pero nuestro combate no se detendrá con la cita electoral”, dice Jacky Mascelli, delegado CGT en la acerería de Gandrange, en Mosella. Frente a los cierres o a los despidos que golpean su fábrica, son cada vez más numerosos los asalariados y sindicalistas que inventan alternativas. Gran novedad: no consisten solo en preservar empleos sino que responden a preocupaciones ecológicas. Como Jacky Mascello, son una cuarentena de sindicalistas los que se han desplazado este 27 de marzo a la Usine, el cuartel general de campaña del Frente de Izquierdas en Seine-Saint-Denis: asalariados de la refinería Petroplus (Seine-Maritime), de los altos hornos de Florange (Mosella), de la papelería de M-Real (Eure) o de la fábrica de tés Fralib (Bouches-du-Rhône). Demasiado a menudo presentados como las víctimas de la crisis, han venido a mostrar un rostro diferente.

¿Hacia una ecología obrera?

Todos son portadores de proyectos alternativos industriales que integran relocalización y ecología. Cuando el presidente saliente opta por estigmatizar a los sindicalistas de las dos principales confederaciones (CGT y CFDT), otros candidatos prefieren escucharles y dialogar. “Es un ejercicio sin precedentes el que hacemos esta mañana ligando la cuestión de la industria a la ecología”, expresa encantado Jean-Luc Mélenchon. En el menú, la ecología social y obrera. Ejemplo con los siderúrgicos olvidados por Sarkozy desde hace cuatro años en Grandrange, en Lorena, donde esperan aún poder fundir y colar acero.

“Desde el cierre de la acerería, el laminador (que sirve para la fabricación de láminas de metal) no funciona más que con materia prima proveniente de Alemania y de Polonia, explica Jacky Mascelli. Las cuentas de resultados están lastradas por costes de transportes enormes”. Entre un balance carbono catastrófico y el no sentido económico del aprovisionamiento a distancia, la CGT de Grandrange propone “colar el acero allí mismo”. Y para hacerlo, “ser abastecidos por una acerería eléctrica menos consumidora de carbono que un alto horno”. El acero sería fabricado con metales recuperados, como la chatarra producida en la región. Problema: AcelorMittal, a pesar de su cifra de negocios de 71 millardos de euros en 2011, pone pegas para invertir los 120 millones de euros necesarios para la construcción del horno eléctrico. “Encontrar el dinero, eso no es nada, el acero es estratégico en Francia. Lo que es importante es saber si el proyecto es viable”, estima el candidato del Frente de Izquierdas. “Se sabe hacer sin ArcelorMittal, el problema es que no tenemos la cartera de clientes”, matiza Jacky Mascelli.

Combatir la financiarización de las empresas

Los sindicalistas de Florange, recientemente acusados por Sarkozy de “hacer política” (sic), están también presentes. “Que Sarkozy sepa que no solo tenemos manos, que también tenemos cerebro”, lanza uno de ellos. De los 5.000 empleados del centro de trabajo en Moselle, 2.600 están actualmente en paro parcial tras “la detención temporal” de los altos hornos de la fábrica. La diferencia con Gandrange, es que su fábrica ha sido reservada por un consorcio europeo para acoger el primer alto horno con emisiones de CO2 divididas por dos. ¿Cómo? Por la captura del dióxido de carbono y su almacenamiento subterráneo a alrededor de 1.500 metros bajo la superficie. La zona objeto de la demanda de permiso de búsqueda cubre numerosos departamentos lorenos. In situ, asociaciones de defensa del medio ambiente se oponen al proyecto, temiendo que las capas freáticas sean deterioradas y que el río Meuse se convierta en un basurero energético /1.

Pero el proyecto bautizado “Ulcos” /2 prosigue su curso. La Comisión Europea debería seleccionar en los próximos meses el sitio piloto que podrá ser subvencionado. A día de hoy, Ulcos está apoyado financieramente solo por instituciones públicas -como Adema, el estado y la región de Lorena-, pero también por Arcelor Mittal. “Se sabe que la ecología no es la prioridad para Mittal, suspira un sindicalista de Florange. Nos las tenemos que ver con financieros, y lo que les interesa es revender el CO2 en el mercado de carbono”. Los representantes de los asalariados de la acerería admiten no conocer las consecuencias de un enterramiento de CO2 a más de 1000 metros de profundidad. “Pero tenemos el deber de preservar las generaciones futuras. Esto comienza por el combate contra la financiarización de las empresas, y de Arcelor Mittal en particular”. Para la CGT de Florange, la prioridad debe ir hacia el mantenimiento de la siderurgia en Francia con “una real política industrial”. Lo que significa en particular la modernización de las herramientas de producción, la formación de los jóvenes y encontrar salidas de proximidad.

Asalariados preocupados por la rentabilidad

En Gémenos, en las Bouches-du-Rhône, los trabajadores de Fralib continúan ocupando su fábrica de tés y de tisanas desde hace un año y medio. Gérard Cazorla, delegado CGT, recuerda como la multinacional angloholandesa Unilever ha desposeído en diez años a los asalariados de su empresa. Antes de anunciar el cierre de la fábrica de Gémenos en septiembre de 2010. “Desde el comienzo, hemos desarrollado un proyecto alternativo que demuestra que nuestra fábrica es rentable”, subraya Gérard (lo que niega la dirección). “Antes, la fábrica amortizaba los costes durante los cuatro primeros meses, y Unilever remuneraba a los accionistas el resto del año”. Para el período 2010-2011, la multinacional agroalimentaria ha distribuido así 1,3 millardos de euros de dividendos en Francia. “En nuestro proyecto, ¡no nos quedaremos con los accionistas!”, promete.

“Lo que se quiere son productores locales con un sistema de producción equitativo sobre la aromatización”, prosigue Olivier Leberquier, representante de la CGT. Pero esta transición podría demandar tiempo. “Son necesarios dos años, por ejemplo, a un productor de tomillo para poder abastecernos, precisa. La primera etapa , es que Unilever pague el roto que ha organizado”. Una financiación necesaria para relanzar un nuevo sistema de producción. “La valentía y la determinación están ahí, señala Jean-Luc Mélenchon, pero se tiene un problema para gestionar la transición. Se puede también decidir poner normas sanitarias sobre el té químico. Las normas, somos nosotros quienes las fijamos”. Frente a la uniformización industrial del gusto, el candidato del Frente de Izquierdas recuerda que “la batalla es también cultural”.

Combinar reindustrialización y ecología

En Alizay, en Eure, el procedimiento de despido se acelera para los asalariados de la papelería M-Real. “El grupo finlandés Metsäliito quiere cerrar la fábrica a cualquier precio cuando todas las condiciones están reunidas para relanzar una actividad sostenible y rentable”, explica Jean-Yves Lemahieu, de la CGT. Entre las soluciones planteadas por los asalariados, una rama local de papel reciclado y la producción de electricidad verde a base de biomasa. La fábrica M-Real, en efecto, ha sido reservada en enero de 2010 por el ministerio de ecología para un proyecto de central eléctrica de 50 MW que funcionaría con los residuos de madera inutilizados. Para conservar una actividad papelera en la fábrica, el consejo regional de Haute-Normandie, el consejo general del Eure y dos comunidades de ayuntamientos sostienen la demanda de la alcaldía de Alizay de expropiar al propietario M-Real, que desea cerrar la fábrica.

Otra pista es planteada conjuntamente por los asalariados de M-Real y de Petroplus, cuya refinería de Petit-Cournonne, cerca de Rouen, ha sido parada a comienzos de 2012. “La idea es utilizar la guata de celulosa de los talleres de M-Real para fabricar biocarburante en la fábrica de Petroplus”, explica Yvon Scornet, responsable CGT en Petroplus. “Esto permitiría crear una verdadera dinámica industrial entre los dos sitios, produciendo un biocarburante que no vendrá en deterioro de las tierras agrícolas”, asegura Corinne Morel Darleux, secretaria nacional a cargo de Ecología en el Partido de Izquierdas. Un punto sobre el que a numerosos movimientos asociativos y sindicales les gustaría discutir /3. “Nuestra refinería pude volverse verde, asegura Yvon Scornet. Tenemos la posibilidad de mejorar la eficacia energética de nuestro sistema de producción y de reducir significativamente las emisiones de gas de efecto invernadero con la cogeneración”.

¿La ecología obrera logrará nuevos émulos? Lo inmediato, para los asalariados de M-Real, de Petroplus o de Fralib, es encontrar las inversiones necesarias. En el Frente de Izquierdas, se alegran de que la idea de planificación ecológica /4 se apoye ya en proyectos industriales alternativos concretos, que integran los temas medioambientales, y defendidos por los primeros concernidos, los asalariados. Una doble revolución.

2/04/2012

http://www.bastamag.net/article2261.html

Notas

1/ Leer http://www.bastamag.net/article1666.html

2/ ver http://www.ulcos.org/fr/about_ulcos/home.php y http://www.bastamag.net/article1737.html

3/ Leer http://www.bastamag.net/article1666.html

4/ Leer http://www.bastamag.net/article1666.html



Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
Zamora. 24 de enero de 2018, 19:30h
Zamora. Miércoles, 24 de enero de 2018. 19:30 h Repensar la Revolución — Jaime Pastor /Editor de viento sur
Museo Etnográfico Entrada calle del Corral Pintado
Actos
Madrid. 29 de enero de 2018, 19:30h
Zamora. Lunes, 29 de enero de 2018. 19:30 h Los nombres de la memoria — Jorge Fernández Guerra, Antonio Ferrer, Antonio Crespo Massieu, Carmen Ochoa
Auditorio del Centro Cultural Galileo, C/Galileo, 39











Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons