Grabar en formato PDF
Francia
La derecha y la extrema derecha, al asalto del 1º de mayo
04/05/2012 | Jean-Philippe Divès

Este año, la novedad del 1º de mayo era el mitin de Sarkozy
que se añadía a la manifestación del Frente Nacional.

En su concentración de Trocadero, ante alrededor 40.000
personas, muy lejos de las 200.000 reivindicadas, Sarkozy ha intentado tomar un
poco de altura (“gaullista,  según una cierta prensa) a la vez que se
centraba en un discurso de derecha tradicional: la hostilidad al “socialismo”
(como esa fuera una amenaza encarnada por Hollande…) y a los sindicatos
denunciados como “politizados” (CGT, FSU, Solidaires) porque llamaban a votar
contra él, lo que es sin embargo lo menos que podían hacer. “Abandonad la bandera roja” y “optad por defender Francia”, les ha
conminado.

Aunque más importante numéricamente, esta reunión del
candidato de la UMP
no ha eclipsado, sin embargo, la poco numerosa (¿unos 6.000 participantes?),
celebrada el mismo día por el Frente Nacional. Marine Le Pen ha rechazado en
ella todos los requerimientos del presidente saliente, optando por denunciar
ante todo a quien “defiende hoy tesis que
ha combatido durante cinco años”
e “intenta
disfrazarse de candidato del pueblo y amante de la nación”
, una “basura electoralista”. Para ella, lo
que está en juego en la segunda vuelta se resume en saber “quien de entre Nicolas Sarkozy o François Hollande aplicará mejor la
política de rigor de la Troika”
,
cual de los dos “será el mejor empleado
del Banco Central Europeo”.

El escaso público de la plaza de la Opera ha oído un discurso
que combinaba una demagogia social exacerbada (¡Le Pen como campeona del poder
de compra y del empleo contra los bancos y las multinacionales…!) con un
discurso de extrema derecha violentamente antisindical y antiinmigrantes. Dando
un toque indispensable de demagogia fascistizante con la denuncia conjunta de “la patronal y de la CGT, de la UMP y del PS, de los
comunistas revolucionarios y de los grandes patronos del CAC40” …

La dirección del FN, que se plantea como recurso (“somos el reagrupamiento nacional, el
partido de la reconciliación de todos los franceses”
), apuesta así de forma
muy clara por una derrota de Sarkozy, que, en su opinión, podría permitirle
jugar luego un papel central en una recomposición política de la derecha y de
la extrema derecha. Una posibilidad que ha sido preparada de hecho por la
política de Sarkozy, que durante cinco años ha trabajado para banalizar y
legitimar los temas de propaganda del FN.

Si, como esperamos junto con muchos otros, Sarkozy tiene que
largarse el 6 de mayo, esta gran bocanada de aire fresco para los asalariados y
los pobres no impedirá encontrarse ante una situación complicada y cargada de
peligros. Uno de ellos y no el menor será la amenaza representada por el FN, o
el reagrupamiento político que lograría formar tras la explosión de la UMP por la que apuesta. No hay
más que una vía para oponerse eficazmente: construir un frente único victorioso
contra todas las políticas de austeridad, incluso las de izquierda, y reforzar
una opción anticapitalista independiente frente a todas las orientaciones
capitalistas y de colaboración de clases.

http://www.npa2009.org/content/sarkozy-le-pen-je-t%E2%80%99aime-moi-non-plus

 

La derecha entre esperanza loca y malestar

Los diez días pasados desde la primera vuelta han confirmado
la orientación ultraderechista, intentando pescar abiertamente en los caladeros
del FN, del presidente saliente. Tras haber afirmado que Le Pen y su partido
son “compatibles con la República”, afirma
ahora, en la mañana del 1 de mayo, que hay “demasiados
inmigrantes en Francia”.
Esta búsqueda apasionada de los electores de
extrema derecha es repetida por buen número de responsables de la UMP. Sarkozy había cometido una
torpeza al colocar su concentración de Trocadero bajo la égida del “verdadero trabajo” (en oposición al “asistencialismo”, a los sindicatos,
etc.), copiando así al Estado francés de Pétain. Había luego rectificado: “la verdadera fiesta del trabajo”. Queriendo
sin duda ayudar, Copé [secretario general
de la UMP]
la clava, sin saberlo, declarando, también este 1º de mayo, que “el trabajo no es una alienación, sino una
emancipación”.
Referencia terrorífica al “Arbeit macht frei” (“El
trabajo te hace libre”
) de los nazis que figuraba a la entrada en el campo
de Auschwitz.

Otra confirmación es la porosidad, permeabilidad, entre las
ideas defendidas por la extrema derecha y las desarrolladas por la derecha: en
todos los mitines de la UMP,
estos temas ultraderechistas, de combate contra un movimiento obrero organizado
e independiente, en nombre de la patria y de la Francia eternas, causan
entusiasmo. El 65% de los electores de la UMP, nos dice un sondeo, serían favorables a un
acuerdo con el Frente Nacional a fin de lograr derrotar –contra todos los
pronósticos actuales- al que el ministro de defensa Longuet presenta, con ecos
de 1981, como el candidato de los “socialo-comunistas”.

Pero, al mismo tiempo, el malestar se instala en una parte
de la derecha y de la gran burguesía, para la que el FN no es hoy más que algo
molesto, una amenaza para la estabilidad institucional garante de la buena
marcha de los negocios. El antiguo primer ministro de Chirac, Raffarin (“si expresara hoy reservas, debilitaría mi
campo (…) Ya vendrá el tiempo de los análisis tras el 6 de mayo
”), el
diputado cercano a Fillon, Etienne Pinte (que denuncia una de las proposiciones
más demagógicas y derechistas de Sarkozy como “una falta contra la ética republicana y la moral cristiana”), y
muchos otros entre los cuales están los antiguos ministros de Villepin,
Jouanno, Donnedieu de Vabres, han tomado sus distancias frente a esta evolución
y la han condenado abiertamente.

El más duro ha sido François Pinault, fundador y antiguo
presidente del grupo Pinault-Printemps-Redoute, la 59ª fortuna mundial y la 3ª
fortuna de Francia en 2012, por otra parte antiguo amigo íntimo de Sarkozy y de
Chirac. Según sus declaraciones publicadas en Le Monde el 28 de abril, Sarkozy “pierde los pedales. La gente cercana a él piensa que puede ganar aún.
¡Está acabado! Es como en el bunker de 1945. Se siente la decisión, la apuesta razonada y quizá
razonable de confiar por un tiempo, como en otros momentos no tan alejados, en
el representante de la “izquierda” considerado como más capaz de defender la
estabilidad del orden capitalista.

http://www.npa2009.org/content/la-droite-entre-espoir-fou-et-malaise

 

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

 





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
Zamora. 24 de enero de 2018, 19:30h
Zamora. Miércoles, 24 de enero de 2018. 19:30 h Repensar la Revolución — Jaime Pastor /Editor de viento sur
Museo Etnográfico Entrada calle del Corral Pintado
Actos
Madrid. 29 de enero de 2018, 19:30h
Zamora. Lunes, 29 de enero de 2018. 19:30 h Los nombres de la memoria — Jorge Fernández Guerra, Antonio Ferrer, Antonio Crespo Massieu, Carmen Ochoa
Auditorio del Centro Cultural Galileo, C/Galileo, 39











Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons