Grabar en formato PDF
Francia
El retorno del “vigilar y castigar”.
12/12/2008 | Jean-Claude Delavigne

En un discurso pretendidamente “histórico”, el jefe del Estado ha anunciado, en Antony (Hauts-de-Seine), el 2 de diciembre, una contrarreforma que llevaría a la psiquiatría a decenas de años atrás.

El 12 de noviembre, en Grenoble, un paciente que había salido sin autorización de un establecimiento psiquiátrico mató a un estudiante. La emoción suscitada por este dramático acontecimiento ha sido explotada por Nicolas Sarkozy para imponer, una vez más, su política securitaria. Su discurso de Antony (Hauts-de-Seine) se ha concentrado en el anuncio de medidas represivas referidas a las hospitalizaciones de oficio (las que son demandadas por la policía o el alcalde por motivos de orden público). No representan más que el 2% de los enfermos hospitalizados y no el 13% como ha afirmado Sarkozy, trucando las cifras para mejor dramatizar sus intenciones. Sarkozy llama a un refuerzo de la función de orden público en detrimento de la función de cuidados de la psiquiatría, afirmando que “la esperanza, a veces mantenida, de una vuelta a la vida normal, me atrevo a decirlo aquí, no puede primar en todas las circunstancias sobre la protección de nuestros conciudadanos”.

Las medidas anunciadas dan fe de ello. 30 millones de euros están previstos “para mejor controlar las entradas y salidas y prevenir las fugas”, incluyendo la instalación de brazaletes electrónicos, como para los criminales particularmente peligrosos, la preparación de cámaras de aislamiento suplementarias, la creación de unidades cerradas. Otros 40 millones están previstos para la apertura de nuevas zonas de seguridad bautizadas como “unidades para enfermos difíciles”. El programa prevé igualmente el endurecimiento de los procedimientos de salidas para los enfermos hospitalizados de oficio y la creación de una “obligación de cuidados” no sólo en el hospital, sino también fuera del hospital.

Cuando no hay más criminales entre los “enfermos mentales” que entre la población general, Sarkozy quiere reanimar el viejo miedo, aún latente, al “loco peligroso”. Intenta así eliminar años de esfuerzos para hacer reconocer a las personas que sufren enfermendades psíquicas como seres sufrientes que pertenecen a la comunidad humana. En la realidad, estas personas vulnerables son mucho más a menudo víctimas que autores de abusos y violencia.

Las acciones más peligrosas para la sociedad son los ataques contra el hospital y la psiquiatría pública, de los que son directamente responsables Sarkozy y los gobiernos en los que él ha participado. Cierre de las estructuras de cuidados de proximidad (centros médico-psicológicos), saturación de los servicios hospitalarios de los que se debe salir rápidamente para liberar camas, disminución y polivalencia del personal... son fuente de ruptura y de abandono de cuidados.

No es volviendo al “vigilar y castigar”, sino dando a la psiquiatría pública los medios humanos para cuidar en el hospital, y ante todo fuera del hospital, como se podrán prevenir, dentro de lo que es posible, dramas como el de Grenoble.

Rouge n° 2278, 11/12/2008

Traducció: Alberto Nadal para VIENTO SUR





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
Zamora. 24 de enero de 2018, 19:30h
Zamora. Miércoles, 24 de enero de 2018. 19:30 h Repensar la Revolución — Jaime Pastor /Editor de viento sur
Museo Etnográfico Entrada calle del Corral Pintado
Actos
Madrid. 29 de enero de 2018, 19:30h
Zamora. Lunes, 29 de enero de 2018. 19:30 h Los nombres de la memoria — Jorge Fernández Guerra, Antonio Ferrer, Antonio Crespo Massieu, Carmen Ochoa
Auditorio del Centro Cultural Galileo, C/Galileo, 39











Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons