aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Testimonio de un desertor israelí
"Por qué no voy a combatir a Gaza"
26/07/2014 | Pierre Puchot

[Mediapart publica el testimonio de un "refuznik"/1, de un ciudadano israelí que ha huido a Holanda para no reintegrarse al ejército y partir a combatir a Gaza.]

Se llama Gilad, tiene 32 años, habita en Tel Aviv, es reservista del ejército de tierra y huyó a Holanda el martes 22, cinco días después de haber rechazado la convocatoria del ejército israelí para sumarse a las tropas que ahora mismo combaten en Gaza. A partir de esa fecha, forma parte de quienes son conocidos como "refuznik", un movimiento que ha ido creciendo a lo largo de los últimos años. Gilad corre el riesgo de varios años de prisión cuando vuelva a Israel. Cuando aceptó realizar la entrevista, le enviamos el cuestionario por e-mail el miércoles por la tarde. Estas son sus respuestas.

¿Por qué desertar?

Tomé la decisión de forma apresurada. Abandoné el país cinco días después de que me convocara el ejército. Cinco días en los que traté de explicar a mis superiores las razones de mi rechazo a implicarme en una campaña militar sanguinaria, que se podía haber evitado fácilmente y cuyas principales víctimas son civiles. Aunque sea sorprendente, estas explicaciones no les impresionaron. Ningún ejército permitiría la insubordinación. Estoy dispuesto a ir a prisión pero espero que, al final, el estar ausente durante el conflicto, el que sea juzgado una vez que el espíritu militarista actual se calme un poco, me será favorable. Aunque, a ciencia cierta, no se nada; también podría ocurrir lo contrario y perjudicarme.

Cuando el ejército fue a buscarle a casa, justo la víspera de que cancelasen los vuelos de la compañías internacionales sobre Tel Aviv, ya había partido a Europa. Cuéntenos cómo fue la fuga.

No hay mucho que contar: se me trasmitió un ultimátum, una hora límite para acudir al cuartel y encuadrarme en mi unidad, y yo cogí el vuelo antes de que expirara el plazo (quizá por ello no fui arrestado en la frontera). El ejército vino a buscarme a casa unas horas después, pero yo ya estaba en Europa.

¿Dónde y en qué tipo de unidad realizó usted el servicio militar (que en Israel dura tres años)? ¿Durante el mismo, estuvo en Cisjordania y en Gaza? Si fue así, ¿que sentimientos, que análisis hace usted de esa experiencia?

Realicé el servicio militar en el seno de una división blindada situada en Cisjordania durante el apogeo de la II Intifada. Era joven y, en esa época, el análisis que hacía de la situación no era tan claro como el que hago ahora. Era consciente que Israel trataba de manera injusta e injustificable a las y los palestinos, pero creía –y seguí creyéndolo años después de concluir mi servicio militar– que se trataba de un "lapsus" en el procesos de paz. Pensaba que Israel estaba interesado en poner fin a este largo conflicto, y que una vez superados los riesgos para la seguridad israelí, se le otorgaría la independencia y sus derechos al pueblo palestino. Los años transcurridos tras el fin de la segunda Intifada, caracterizados por una calma casi sin precedentes por parte palestina en Cisjordania a cambio de nada, me convencieron que el único interés de Israel era intensificar la colonización de los territorios palestinos, de aumentar la opresión del pueblo palestino y de suprimir de forma brutal todo tipo de resistencia.

¿Qué piensa del conflicto actual? ¿Considera que es necesario?

El conflicto actual no es necesario en absoluto. El gobierno israelí tenía muchas formas de destensar el conflicto con Hamas, aún cuando a fecha de hoy no fuera posible un acuerdo definitivo. Tras la caída de los Hermanos Musulmanes en Egipto y la precaria situación de Bachar al-Assad en Siria –los principales valedores de los Hamas– este movimiento está muy debilitado. Tanto, que aceptó colaborar con Al Fatah en un gobierno de unidad nacional haciendo importantes concesiones (entre ellas, el otorgar a Mahmoud Abbas el mandato de continuar las conversaciones con Israel). En lugar de aprovechar esta oportunidad para moderar a Hamas y reforzar a los partidarios de la paz en la dirección palestina, Israel ha hecho lo contrario, desentendiéndose del proceso de paz. Y no es la primera vez que actúa de esta forma.

Pero, más globalmente, Hamas ha dado pruebas de ser un grupo fiable, que respetaba todos los cese el fuego anteriores. Se podía haber firmado un acuerdo parecido a los pocos días de estallar el conflicto, aunque sólo hubiera pervivido si hubiera estado acompañado de un proceso diplomático con Abbas, del que Netanyahu huye como de la peste. Aún cuando el régimen palestino no sea enteramente democrático, la continuidad del liderazgo palestino depende de la opinión pública: en el momento en el que el pueblo se de cuenta que la apertura hacia Israel resulta rentable, dará la espalda a Hamas. Al contrario, en la medida que no exista ese horizonte, se alinea con Hamas. Es tan simple como eso.

Actualmente, ¿cuál es el problema para no servir en el Tsahal (ejército israelí) y, sobre todo, no ir a Gaza?

Sobre todo es no apoyar esas medidas brutales que, como he tratado de explicar, podían haber sido evitadas fácilmente. Lo que me molesta es que la única política de Israel hacia Gaza sea la de machacarles cada dos años sin ofrecerles ninguna alternativa. La muerte de centenares de inocentes es horrible. Sobre todo, cuando puede ser evitada.

¿Considera el paso que ha dado como un acto político?

No, sobre todo se trata de un acto moral, pero no puede ser desgajado del contexto político. No soy pacifista, creo que a veces las guerras son necesarias. Pero las guerras que se realizan para compensar una política desastrosa en detrimento de gente inocente son inmorales.

Siendo el primer testimonio (de rechazo) a la ofensiva israelí "Margen protector", ¿se reconoce usted en el movimiento refuznik?

No formo parte de ningún movimiento de rezfuznik. Se trata de un acto personal.

¿Qué futuro le ve al conflicto; piensa que puede prolongarse en el tiempo?

No tengo ni idea. Creo que tanto Hamas como Israel estarán obligados a ponerle fin, pero esta previsión ha sido desmentida a lo largo de los 18 últimos años. No obstante, cualquiera que sea el fin, si no hay avances diplomáticos, asistiremos a nuevas guerras. Por ello, yo me opongo también a la ineficacia a largo plazo de esta campaña militar.

¿Qué piensa de las más de 600 víctimas palestinas, de las cuales el 80% son civiles y, también, de los 28 soldados y los tres civiles israelís?

Evidentemente, se trata de un conflicto asimétrico. Israel dispone de avanzados medios de protección y de agresión que no tienen los palestinos. Hamas es un grupo cínico y extremista, que antepone la lucha a la seguridad de su población; consideran a las víctimas como un sacrificio y a los soldados muertos como una victoria. Es deplorable que Israel le de en bandeja lo que ellos quieren.

¿Cómo piensa volver? ¿Qué riesgos corre?

El ejército es totalmente imprevisible. De un lado, podría ser juzgado y condenado a una pena de prisión. Pero me ha llegado que, oficiosamente, el ejército quiere evitar al máximo la publicidad a los refuznik, sobre todo por la amplitud que ha adquirido el fenómeno. Es posible que no quieran hacer nada.

24/07/2014

http://www.mediapart.fr/journal/international/240714/pourquoi-j-ai-refuse-d-aller-combattre-gaza

Traducción: VIENTO SUR

Notas

1/ Los refuznik son objetores de conciencia israelís que rechazan servir en el ejército. Algunos de ellos rechazan, sobre todo, servir en los territorios palestinos. El movimiento nació en 1979 cuando Gadi Algazi rechazó servir durante su servicio militar en los territorios ocupados de Palestina. (Wikipédia)





Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons