aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Atentado terrorista en París
Todos somos Charlie Hebdo
08/01/2015 | Redacción

El asesinato colectivo perpetrado el 7 de enero en la sede del semanario Charlie Hebdo es un acto de barbarie terrorista que debe ser condenado sin paliativos. Han matado a personas por el sólo hecho de haber expresado opiniones. Pretenden aterrorizar a la población para que nadie más se atreva a expresar ideas parecidas. Quieren que la libertad de expresión deje de existir cuando los autores (o el grupo con el que se identifican o pertenecen) consideren que son blasfemas para su religión. Si esto último llegara a suceder, la libertad de expresión habría desaparecido y la sociedad se vería envuelta en luchas sectarias. Hay muchos ejemplos históricos y actuales de las consecuencias de penalizar la libertad de expresión por motivos religiosos. Por eso hay que dejar bien claro que la libertad de expresión incluye lo que una religión particular puede considerar una blasfemia.

Lo anterior no significa aprobar todas las acciones que son fruto de la libertad de expresión, pues algunas pueden ser realmente injuriosas o propiciar enfrentamientos perjudiciales en la sociedad. Frente a los usos que se consideran nocivos de la libertad de expresión existen los derechos de contestar, polemizar, manifestarse o recurrir a la ley. En Francia el delito de blasfemias fue suprimido por la revolución francesa en 1791, pero están penalizadas la injuria, la difamación, la incitación al odio racial o el negacionismo. Y el debate sobre la libertad de expresión, incluido cómo la utiliza Charlie Hebdo, goza de buena salud. Las opiniones contrarias u ofensivas deben combatirse ejerciendo las libertades, no cercenándolas.

Los responsables del atentado de París son personas concretas y, quizá, una organización concreta. Pero nunca se puede extender esta responsabilidad a religiones, etnias o grupos nacionales. Hacerlo supondría, además de una injusticia manifiesta, responder a una barbarie con otra y fomentar los odios entre la población; algo especialmente grave en un momento en que es más necesaria que nunca su unidad y solidaridad frente a los ataques del poder. No es seguro que esta extensión de responsabilidad no se produzca en Francia, donde existe una potentísima organización xenófoba, el Frente Nacional, y donde después del atentado se han producido los primeros ataques contra mezquitas y locales musulmanes. El racismo, la xenofobia, la islamofobia y la discriminación deben ser condenados enérgicamente.

Nuestra condena al atentado contra Charlie Hebdo, nuestra solidaridad con la víctimas, sus familiares, colegas y amigos, es en nombre del derecho a la vida, a la libertad y a la dignidad humanas, y de la solidaridad de las personas por encima de religiones, etnias, nacionalidades o países de origen. No tiene nada que ver con otras expresiones de condena que proliferarán estos días por parte de los que cercenan vidas para defender intereses imperialistas, utilizan todos los pretextos para limitar la libertad, imponen políticas que atentan a la dignidad de muchas personas o propagan ideologías que discriminan por causa de la religión la etnia o la nacionalidad.

Rendimos un sincero homenaje a todas las víctimas del atentado de París; un reconocimiento a la tarea de Charlie Hebdo en defensa de la libertad de expresión; y guardamos un recuerdo muy especial de su director, Charb, cuyos dibujos ilustran el libro “El capitalismo en 10 lecciones”, publicado en nuestra colección. Aunque no podremos estar allí, nos solidarizamos con la manifestación convocada el domingo 11 de enero en París por la LDH, Licra, Mrap y SOS Racisme con el lema: “Nous sommes tous Charlie”.

08/01/2015





Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons