Grabar en formato PDF
Celebrado su III Congreso
El NPA en la encrucijada
07/02/2015 | Josu Egireun

Si el II Congreso del Nouveau Parti Anticapitaliste (NPA)/1 marcó el punto de partida para salir del bloqueo al que estuvo sometido tras la escisión de 2012, el III Congreso (30, 31 de enero y 1 de febrero) muestra las dificultades del trabajo emprendido. El resultado de la votación de las distintas plataformas (Pf) es una buena muestra de ello: 35,23 % la Pf-1 (Sandra Demarq, Christine Poupin, Olivier Besancenot, François Sabado); 25,91% la Pf-2 (Alain Krivine, Yvan Lemaitre, Alice Pelletier); 21,6% la Pf-3 (corriente Anticapitalisme&Révolution, Gaël Quirante, J-f Cabral, Mathilde Eisenberg); 6,74 % la Pf 4 (corriente proveniente de Lutte Ouvrière); mismo porcentaje para la Pf 5 (ex-lambertistas), y 3,91% para la Pf-6 (suma de plataformas locales reivindicación la unificación de la Pf-1 y Pf-2).

Se trata, pues, de una ocasión perdida para consolidar un partido en el que la división en dos plataformas de la mayoría que en el congreso anterior obtuvo el 51% de los votos (la Pf-1 -Sandra Demarq, Christine Poupin,Olivier Besancenot, François Sabado- y Pf-2 -Alain Krivine, Yvan Lemaitre, Alice Pelletier), ha impedido consolidar la tendencia que se abrió entonces. Ello, a pesar del retroceso de la sectaria corriente Anticapitalisme&Révolution que retrocede un 10,4 % en relación al congreso anterior. La división de esa mayoría responde tanto a la incapacidad de la dirección para elaborar un texto común sujeto a enmiendas como a la cristalización de divergencias que no se pueden minusvalorar.

Algunas se expresaron antes del congreso en torno a la solidaridad con el pueblo griego. La mayoría de la dirección (en una amalgama de la Pf-2 a la Pf-5 contra la Pf 1) se posicionó tanto contra la participación en el mitin unitario celebrado en París el 19 de enero como contra el apoyo a la declaración impulsada en el Estado español/2. En el primer caso, con el argumento de que se trataba de una operación del Front de Gauche (FdG -coalición del PCF, el PG, Ensemble!...), cuando el acto había sido organizado por una plataforma unitaria (Attac, Copernic, etc.), y en el segundo caso, porque había que marcar distancias con Syriza, cuyo proyecto político se basa en la "colaboración" de clases...

Pero la que más eco mediático ha tenido en este congreso ha sido el proyecto de resolución sobre política electoral presentado por la Pf-2 en la rampa final del debate y que ha resultado mayoritario (59,9 %). Un proyecto cuyo eje central es rechazar cualquier acuerdo con el FdG de cara a las elecciones presidenciales y legislativas de 2017 y que, en gran medida, abortaba cualquier posibilidad de acercamiento entre las plataformas 1 y 2. La Pf-1 presentó un proyecto alternativo de realizar una Conferencia a mediados del 2016 para decidir la orientación electoral.

En ese contexto era inevitable el desencuentro entre ambas plataformas. El proyecto de construir un NPA con un perfil radical, unitario e independiente, que situé en el centro de su orientación la construcción de la unidad en el campo social y político en base a un perfil anti-austeridad y de rechazo a cualquier pacto con el Partido Socialista, defendido por la Pf-1, entraba en colisión con el proyecto de la Pf-2 más centrado en reforzar los rasgos identitarios del NPA. Y aunque la orientación política de la Pf-1 haya sido la más votada, el camino para el NPA no va a ser nada fácil.

Las dificultades de fondo

Las dificultades vienen de antiguo y tienen que ver tanto con el contexto social y político, como con la tradición identitaria que heredó el NPA de la antigua LCR.

En lo que respecta al contexto social y político, el origen de las dificultades se encuentra en la derrota de las masivas movilizaciones en 2010 contra la reforma de pensiones, cuya herencia aún pesa. El acenso electoral del FdG (11% de votos "resistentes") en las elecciones presidenciales dos años después (2012) no marcó, como pareció apreciarse en la época, una inflexión hacia la recomposición por la izquierda, sino que fue el último estertor de un movimiento que, de esa forma, cerraba el ciclo de luchas abierto el año 2005 con la victoria en el referéndum contra el Tratado Constitucional europeo.

La llegada al gobierno del Partido Socialista (PS) en 2012 no hizo sino agravar esta situación. No sólo porque quebró las esperanzas puestas en dar un vuelco al duro quinquenato de Sarkozy, sino porque además dividió y desorientó al movimiento.

A partir de entonces asistimos a una degradación progresiva de la relación de fuerzas en el terreno social, político e ideológico y a un movimiento que, salvo raras excepciones (luchas medioambientales, las movilización de 12 de abril contra la austeridad y, ya en horas bajas, la del 15 de noviembre), asiste impotente a la reaccionaria escalada política y represiva del gobierno y de la patronal.

La expresión más lacerante de esta situación es que quien se beneficia de la misma es el Front National (FN), la extrema-derecha, que las últimas encuestas sitúan ya por delante de la social-democracia de Hollande y de la derecha tradicional, liderada de nuevo por Sarkozy.

En ese panorama de retroceso político y social, la negativa de Europe Écologie-les Verts -EELV- a participar en el gobierno Valls (como lo hicieron con el primer gobierno de Hollande) y la emergencia de sectores críticos en el PS (liderados por dos ex-ministros) contra la política de shock impuesta por Valls, vuelve a alimentar en determinados sectores de la izquierda que miran con envidia al éxito de Syriza en Grecia y Podemos en el Estado español, la ilusión de posibles alianzas político-electorales amplias (desde la extrema izquierda hasta los críticos de PS) como la vía de salida a la situación actual.

Ahora bien, la situación política francesa está lejos (sin que ello quiera decir que lo estará por mucho tiempo, ya que en estos tiempos de crisis el reloj de la historia va a un ritmo acelerado) de la situación en Grecia o en el Estado español. Tanto en lo que respecta a la gravedad de la crisis como, sobre todo, a la situación del movimiento. La diferencia fundamental es que en Francia el malestar social y la desconfianza hacia los partidos institucionales (en las últimas elecciones europeas y algunas parciales, la abstención se sitúa por encima del 50%) no cristaliza en una alternativas de izquierda como Syriza y Podemos, sino en el FN, en la extrema derecha.

Este elemento resulta clave para comprender que el centro de gravedad de cualquier alternativa unitaria para impulsar un cambio de coyuntura va a tener que situarse más en la necesidad de recomponer la movilización social y la resistencia a las políticas neoliberales, en hacer que ese "pueblo de izquierdas" se reconozca a sí mismo como tal en la movilización, que en recomponer puzles electorales cuyos límites parecen evidentes.

De ahí que, en la coyuntura actual, parezca obligado -entre otras cosas, porque en ese terreno el FN no puede competir- dirigir los esfuerzos hacia la búsqueda de puntos convergentes para impulsar la movilización contra la política del Partido Socialista y de la patronal, a permitir que cristalice en la calle el malestar social reinante. Una forma, también, de despejar la incógnita de hasta dónde llegan las posiciones críticas de EELV y de los críticos del PS en relación al gobierno y al Partido Socialista.

Sobre esta cuestión central, las diferencias entre la Pf-1 y la Pf-2 son notorias. Para decirlo de forma resumida, la Pf-2 considera que el estrecho margen del maniobra que otorga la crisis a la construcción de un proyecto reformista de izquierdas abre el espacio para la construcción de un proyecto anticapitalista y revolucionario. De cara a la política unitaria, esto se traduce en anteponer la defensa de un perfil propio alto a la búsqueda de acuerdos y convergencia con el resto de fuerzas sociales y políticas. Orientación que permite entender, de paso, las razones tanto de su auto-exclusión del mitin unitario en apoyo al pueblo griego previo a las elecciones, como la propuesta de resolución en torno a las elecciones.

En lo que respecta al ámbito interno, el NPA sigue pagando el precio de no haber logrado construir un equipo de dirección lo suficientemente sólido como para afrontar un período tan difícil y complejo. Un período en el que la firmeza en la construcción del partido no está reñida -más bien lo contrario- con la necesaria flexibilidad táctica y la capacidad de iniciativa unitaria. Un equipo de dirección que, en el futuro inmediato, va a resultar difícil de soldar, ya que todo un sector (que en este congreso se ha expresado en la Pf-3, Pf-4 y Pf-5) funciona en base propuestas "alternativas" sistemáticas, con el fin de constituirse en dirección alternativa.

En la encrucijada

Sin embargo, frente a los muchos agoreros que han surgido -sobre todo en los entornos del FdG y de los media- sobre el inexorable hundimiento del NPA, tomando como referencia la resolución sobre elecciones, la propia realidad del NPA, un activo militante inserto en los movimientos sociales que no se puede menospreciar, y el contexto social y político -en Francia e internacional- llaman a ser más prudentes.

Por una parte, el valor de la resolución sobre las elecciones va a ser (ya lo está siendo) relativo. Su aprobación tiene que ver más con la polarización sectaria entre plataformas que con la lógica política. Así, mientras el congreso aprobaba esa moción presentada por la Pf-2, los militantes que apoyaban esa plataforma en el departamento de Doubs (noreste francés) llegaban a un acuerdo electoral con el FdG para unas elecciones legislativas parciales. Todo un ejemplo de lo que valen determinadas resoluciones cuyo objetivo va más orientado a la autoafirmación identitaria que a responder a los retos políticos concretos.

Por otra parte, si bien la plataforma 1 recoge en su balance la duda de "que los camaradas de la Pf-2, que han jugado con el fuego del repliegue identitario en este congreso haciendo viable una mayoría sobre el tema electoral, no sean capaces de aprovechar la oportunidad" que abre el período actual, en referencia a los aires que llegan de Grecia y del Estado español. Y remarca que "de aquí a 2017, dicen, no perdemos la esperanza y lucharemos para que al calor de la movilización se plantee una alternativa social y política: una oposición de izquierda al gobierno que rechace cualquier alianza con el PS (...) unitaria, anti-austeridad, contra los grandes proyectos inútiles, antirracista, anti-represiva, feminista e internacionalista", el futuro se presenta incierto.

La inexistencia de una mayoría cualificada a nivel de dirección impide abordar esos retos con la tranquilidad necesaria. Y, en parte, mucho va a depender de hacia qué lado bascule en la dirección la Pf-2. Una Pf-2 que, tal y como quedó patente en el debate del congreso, va a estar sometida a la presión constante del resto de plataformas sectarias,.

Los meses que vienen van a poner a prueba al NPA: tanto en relación a la política interna de Hollande como respecto a la política de solidaridad con el pueblo griego y contra los diktats del BCE, la UE y el FMI. Y, es necesario señalarlo, en este contexto los márgenes de acción son estrechos: no sólo para las políticas reformistas, sino también para las políticas sectarias.

6-2-2015

Josu Egireun

Notas

1/ http://vientosur.info/IMG/pdf/VS127_J_Egireun_Saliendo_del_bloqueo.pdf

2/ http://www.vientosur.info/spip.php?article9716





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
Zamora. 24 de enero de 2018, 19:30h
Zamora. Miércoles, 24 de enero de 2018. 19:30 h Repensar la Revolución — Jaime Pastor /Editor de viento sur
Museo Etnográfico Entrada calle del Corral Pintado
Actos
Madrid. 29 de enero de 2018, 19:30h
Zamora. Lunes, 29 de enero de 2018. 19:30 h Los nombres de la memoria — Jorge Fernández Guerra, Antonio Ferrer, Antonio Crespo Massieu, Carmen Ochoa
Auditorio del Centro Cultural Galileo, C/Galileo, 39











Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons